viernes, 27 de marzo de 2015

BIZCOCHO DE REQUESÓN

Bizcocho de requesón

Si te has fijado en la foto antes de leer la receta, habrás visto el color tan bonito que tiene el bizcocho ( y no está retocado).  Es por los huevos caseros que me trae cada semana mi vegetariano, y la diferencia con los del súper salta a la vista.

Yo soy de asfalto y creo que no podría vivir nunca en el campo (el tema "bichos" lo llevo fatal), pero a lo de tener gallinas habría que darle unas vueltas ... no sé lo que opinarían mis vecinos pero al fin y al cabo yo me trago sus barbacoas todo el santo verano y no digo ni Pamplona, jajaja.

En fin, el caso es que este bizcocho es de requesón, tan importante como los huevos, y espero que te guste.

Ingredientes:
- 200 gr. de requesón
- 200 gr. de azúcar
- 4 huevos
- 180 gr. de harina
- 1/2 sobrecito de levadura en polvo (7 gr.)
- 1/2 cucharadita de esencia de limón
- mantequilla para engrasar el molde
- azúcar glas para la superficie

Elaboración:

1. Separar las claras de las yemas y montar las claras a punto de nieve.
2. En un bol mezclar el requesón, las yemas, el azúcar y la esencia de limón (unas gotas, como media cta.)


3. Tamizar la harina con la levadura y añadir a la mezcla anterior poco a poco para evitar los grumos.


4. Añadir las claras montadas a punto de nieve y mezclar con delicadeza.


5. Engrasar un molde desmontable con mantequilla y poner la mezcla.


Encender el horno a 180ºC y meter el bizcocho cuando esté caliente. Éste ha tardado más o menos 45 minutos, pero lo mejor es comprobar que está hecho pinchando un palillo en el centro y si sale limpio es que ya estará listo.


Hasta el lunes, que tengas un buen finde!!

miércoles, 25 de marzo de 2015

DADOS DE POLLO CON MANZANAS EN PAPILLOTE

Pollo con manzanas en papillote

Hoy toca receta ligera para compensar un poco los excesos del finde, y así llegar al próximo finde y volver a caer, jajaja.  Si estás a dieta o sencillamente te apetece comer sin grasas de vez en cuando, apúntate esta receta que te va a gustar y es muy fácil.

Ya sabes que la técnica del papillote  permite cocinar los alimentos sin necesidad de añadir nada o casi nada de aceite o grasas, con la ventaja de que se conservan todas las vitaminas, es muy rápido y encima no manchas nada. Lo más importante es sellar bien todos los bordes del paquete ,que haremos con papel de aluminio, para que no se escape todo el jugo que suelta mientras se está cocinando en el horno.
Generalmente suelo hacer de esta manera sobre todo pescado, pero el pollo también queda muy rico y jugoso sobre todo con manzanas, ya verás.


Ingredientes:
- 500 gr. de pollo (pechuga o contramuslo deshuesado)
- 1 cebolla grande
- 2 manzanas
- aceite de oliva virgen extra
- sal, pimienta negra y hierbas provenzales
- papel de aluminio

Elaboración:
1. Cortar la cebolla en juliana y pocharla en un mínimo de aceite hasta que esté blandita. Cuando utilizamos poco aceite hay que hacer la cebolla a fuego bajo, removiendo muy a menudo, pero se hace perfectamente.
2. Cortar el pollo en dados y sazonarlos con sal, pimienta negra molida y las hierbas provenzales u otro tipo de hierbas si lo prefieres.


3. Pelar y cortar las manzanas en gajos finitos.
4. Hacemos los paquetitos con papel de aluminio. Corta un trozo grande y pon una cama de la cebolla que hemos pochado antes, encima los gajos de manzana y por último los dados de pollo. Cerramos bien el paquete (eso es importante), sellando bien todos los bordes y metemos al horno previamente caliente a 200ºC durante 20 minutos.


Ojo, al abrir el paquete hay que tener cuidado con el vapor.


También lo puedes presentar en la misma hoja de papel de aluminio un poco abierta.
Y si quieres ver una receta de merluza en papillote, pincha aquí.

lunes, 23 de marzo de 2015

PATÉ DE CHORIZO


¡¡Buenos lunes a tod@s!!
Para los que vivimos a dieta casi todo el tiempo el finde pone a prueba nuestra fuerza de voluntad, aunque yo creo que es sanísimo romper la dieta de vez en cuando para sentirte "normal" y si se trata de un picoteo tampoco es tan grave, siempre y cuando no te pases demasiado.

Este paté o crema de chorizo es la primera vez que lo he hecho y te prometo que merece la pena.
Lo puedes hacer con el chorizo que prefieras, dulce o picante, de tu tierra, más fresco o más curado... da igual, lo importante es que lo hagas con el que más te guste porque lo vas a disfrutar.

Ingredientes:
- 150 gr. de chorizo (yo picante)
- 1/2 cebolla
- 1 vasito de vino tinto
- 1 vasito de caldo de carne
- 1 cucharada de miel
- 2 cucharadas de vinagre de vino tinto
- sal y pimienta negra molida

Elaboración:
1. Quitar la piel del chorizo y desmenuzarlo o trocearlo con cuchillo si es más duro y no se puede desmenuzar como el que yo he usado.
2. En un cacito poner a calentar el vino tinto y el caldo de carne.


3. En cuanto empiece a hervir echamos el chorizo y lo dejamos a fuego medio. Añadir la cebolla picada y dejar que reduzca  hasta que se consuma casi todo el líquido.


Si el chorizo es más duro como el que yo he puesto y no lo has podido desmenuzar, en este momento lo pasamos al vaso de la batidora y lo trituramos un poco. Si el chorizo es más fresco no hará falta.

4. Volvemos a poner la mezcla al fuego y añadimos la miel, el vinagre, un poco de sal y de pimienta negra y lo dejaremos unos minutos más, con dos o tres será suficiente.


Lo sacamos del fuego y lo dejamos enfriar.


¡Que tengas una buena semana!

viernes, 20 de marzo de 2015

VASITOS DE FRESAS Y MASCARPONE

Vasitos de fresas y mascarpone


A estas alturas es un espectáculo ver las fresas y los fresones en las fruterías y es un crimen no aprovecharlas para hacer cualquier tipo de postres.

Uno de los más fáciles y resultones que se puede hacer es mezclar las fresas con alguna crema,  queso, nata o yogur, y en este caso la combinación con el mascarpone es una de las que más me gustan. Aproveché para poner en el fondo de los vasitos la mermelada de fresas que hice la semana pasada  (ver receta aquí ) y el resultado es una delicia de postre que no te va a costar más de diez minutos.

Ingredientes:
- 400 gr. de fresas o fresones
- 250 gr. de queso mascarpone
- 4 cucharadas de azúcar
- un chorrito de leche evaporada (aproximadamente 100 ml.)
- mermelada de fresas

Elaboración:
1. Como el mascarpone es un poco denso lo he aligerado con un chorrito de leche evaporada hasta conseguir una textura como de yogur, y lo mezclamos con el azúcar. También puedes hacerlo con nata.


2. Lavamos las fresas y quitamos las hojitas. Las troceamos por la mitad si son pequeñas o en más trozos si son fresones.
3. En el fondo de los vasitos ponemos un par de cucharadas de mermelada de fresas. Para que sea un poco más líquida la he calentado unos segundos en el micro con una cucharada de agua.


4. Llena los vasitos con la crema de mascarpone hasta la mitad. Completa el vasito con las fresas troceadas y  déjalos en la nevera hasta la hora de servirlos.

¿Me vas a decir que no te apetecen?


miércoles, 18 de marzo de 2015

TOSTAS DE BOQUERONES Y PIMIENTOS

Tostas de boquerones y pimientos


Ayer escuché una frase de Ferrán Adriá que le viene como anillo al dedo a la receta de hoy, porque él decía que es mejor comer una buena sardina que una mala langosta.
Y es que a veces lo mejor está al alcance de nuestra mano sin necesidad de dejarnos un ojo de la cara, y además no hace ninguna falta teniendo productos frescos asequibles y de buena calidad.

Las tostas que te traigo hoy se pueden hacer con sardinas o con boquerones, lo que más te guste, cualquiera de los dos se encuentran frescos, buenísimos y sobre todo a buen precio.
Me encanta la combinación de sabores y el colorido de estas tostas que entra por los ojos y las hace súper apetecibles, o por lo menos a mi me lo parece. A ver qué te parecen a tí.

Ingredientes (6 tostas):
- 6 rebanadas de pan payés o cualquier otro (rebanadas grandes)
- 1/2 kg. de boquerones
- 1 pimiento rojo
- 1 pimiento verde
- 1 diente de ajo
- harina para rebozar
- aceite de oliva
- sal y perejil picado

Elaboración:
1. Asamos los pimientos, en el horno a 190ºC o en el microondas. Cuando estén templados les quitamos la piel y los troceamos.
2. Los aliñamos con sal , el diente de ajo picado, un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y perejil picado. Removemos todo y los reservamos mientras vamos haciendo los boquerones y así cogerán todo el saborcito del ajo.


3. Limpiamos los boquerones quitando la cabeza y la espina central. Los lavamos y los dejamos escurrir en un colador.
4. Cuando estén bien secos los sazonamos con sal y los rebozamos en harina, sacudiéndolos para quitar el exceso y los freímos en una sartén con aceite de oliva por tandas sin amontonarlos. Los dejamos en un plato con papel de cocina para que escurran el aceite.


5. Tostamos las rebanadas de pan en el horno o en la tostadora, mejor que sean grandes para que quepan bastantes boquerones en cada una.
Terminamos las tostas con los boquerones que quepan en cada una y un par de cucharadas de pimientos por encima.
¡Esta es una cena contundente y sobre todo sanísima!


lunes, 16 de marzo de 2015

SOPA DE VERDURAS CON BACON

Sopa de verduras con bacon

Estamos a las puertas de la primavera  y habrá que ir despidiéndose de las sopas muy a mi pesar porque me encantan, pero a mi me basta y me sobra con el calor exterior, vamos, que sobre todo me sobra porque lo llevo fatal. Los que viven en el norte todavía tienen frío para rato pero aquí se nos está acabando lo bueno, así que supongo que ésta será la última sopa caliente que publique hasta el próximo otoño.

Esta sopa es una versión tuneada de una receta de Karlos Arguiñano y lo que más me gusta es el saborcito que le aporta el bacon, que aunque no se suele incluir en las sopas le va muy pero que muy bien. Es una mezcla de sopa y puré, y espero que te guste para empezar la semana.


Ingredientes (2 personas):
- 1 puerro (la parte blanca)
- 1/2 cebolla
- 1 zanahoria
- un puñado de judías verdes
- 1 patata
- 2 lonchas de bacon ahumado
- caldo de pollo
- un chorrito de leche evaporada
- sal
- aceite de oliva virgen extra

Elaboración:
1. En una cazuela con un poco de aceite se fríe el bacon hasta que quede dorado y crujiente. Se retira a un plato.
2. En la misma cazuela se sofríe la cebolla, el puerro y la zanahoria picados durante unos minutos, y si hace falta más aceite se le añade un poquito.
3. Se añade la patata y las judías verde en daditos, se sazona con un poco de sal y se rehogan  unos minutos.



4. Se cubre con caldo de pollo y  una vez que empiece a hervir se le añade el chorrito de leche evaporada, más o menos 100 ml. y se deja hacer a fuego lento hasta que se haga toda la verdura, aproximadamente 20-25 minutos.
5. Cuando veas que la verdura está tierna, separa un cazo de las verduras y tritura el resto con la batidora.


 Se sirve en cada plato el caldo, una cantidad de las verduras y unos trocitos del bacon que hicimos al principio.



viernes, 13 de marzo de 2015

MERMELADA DE FRESAS



La primera diferencia de la mermelada de fresas casera con las comerciales está en el color que se aprecia a simple vista, y luego por supuesto en el sabor, mucho más intenso y sobre todo más natural.
Hasta que no hice mi primera mermelada me parecía algo bastante complicado y la verdad es que es muy fácil, pero hasta que no lo haces tu misma no lo compruebas.

Si compras habitualmente porque te gusta la mermelada, te animo a que pruebes a hacerla una vez  y veas la diferencia.


Ingredientes:
- 1 kg. de fresas o fresones
- 1/2 kg. de azúcar
- el zumo de medio limón

Elaboración:
1. Lava las fresas y quíta las hojitas y las partes blancas. Trocéalas pequeñitas para no tener que triturar la mermelada una vez hecha, cuanto más pequeños sean los trozos mejor porque así se desharán al cocerla y quedará una textura perfecta.
2. Una vez cortadas hay que pesarlas y añadir la mitad del peso en azúcar. Se remueve bien el azúcar con las fresas y se deja reposar a temperatura ambiente por lo menos una hora.


3. Ahora hay que poner todo, no te dejes nada de líquido ni de azúcar, en una cazuela y exprimir medio limón (más o menos serían dos cucharadas soperas). Lo pones al fuego y en cuanto hierva lo bajas a fuego medio.
4. Hay que dejarlo unos 40 minutos aproximadamente, removiendo de vez en cuando y sobre todo conviene quitar la espuma que se forma en la superficie.
5. Una vez pasado ese tiempo hay que comprobar el espesor. Para eso pon una cucharada en un plato, espera unos segundos para que se enfríe un poco y divide esa cantidad con el dedo. Si se mantiene separada es que está en su punto, y además tienes que pensar que una vez fría espesará un poco más todavía.


6. Si la quieres conservar a largo plazo tienes que esterilizar los botes y llenarlos casi hasta arriba con la mermelada, cerrarlos y darles la vuelta para que hagan el vacío. Los dejas enfriar y ya los puedes guardar durante unos meses con tranquilidad. Yo no lo he hecho porque en casa es la que más gusta y no merecía la pena (se la iban a acabar en nada y menos), y en la nevera aguanta tres semanas perfectamente. Me han salido dos botes del tamaño de la foto.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...