viernes, 26 de junio de 2015

VASITOS DE CREMA DE QUESO Y NATA





Como todo el mundo sabe la decoración de los postres es una de mis limitaciones porque nadie es perfecto, y yo mucho menos. En realidad en casa no te preocupas tanto de si queda bonito o no, lo importante es que guste, pero claro, me doy cuenta de que muchos postres que he publicado no parecen tan ricos como son de verdad, y creo que todo es culpa de la decoración, de la falta de decoración más bien.

Pero hoy te voy a sorprender, ya verás. Se me ha ocurrido hacer filigranas con caramelo y oye, queda la mar de chulo y no te tienes que preocupar de que queden  perfectas ni mucho menos, es más, la gracia es que cada forma sea diferente. 
El postre es riquísimo, muy fácil y sobre todo perfecto para el verano porque no necesitas horno ni estar mucho tiempo en la cocina. 
Vamos allá!

Ingredientes:
- 300 gr. de queso tipo Philadelphia (yo light de mercadona)
- 250 ml. de leche
- 200 ml. de nata
- 125 gr. de azúcar
- 1 sobrecito de azúcar vainallado (8 gr.)
- 2 hojas de gelatina
- 2 cucharadas de azúcar para el caramelo
- canela en polvo

Elaboración:
1. Poner en un cacito el queso, la leche, la nata, el azúcar y el azúcar vainllado. Calentar a fuego lento para que se disuelva el queso y no queden grumos.
2. Hidratar las hojas de gelatina en un poco de agua fría unos cinco minutos.
3. Cuando la preparación del cacito hierva y esté todo integrado, separarlo del fuego y añadir las hojas de gelatina bien escurridas. Remover hasta que se disuelvan.
4. Poner la preparación en los recipientes que hayas elegido y meterlos en la nevera por lo menos dos horas.


5. Para decorar preparar un caramelo en una sartén con unas gotas de agua, vigilando que no se queme para que no amargue. En una hoja de papel vegetal haz las formas que te gusten (o te salgan...) con una cuchara, y deja que se enfríen para poder separarlos  del papel.


A la hora de servir espolvorea un poco de canela en polvo si te gusta. Las formas de caramelo las puedes clavar en los vasitos a modo banderilla o colocarlas encima del vasito, y unas hojas de hierbabuena que siempre le dan un toque de color muy chulo. Te recomiendo no poner las figuras de caramelo antes de sacar el postre a la mesa, porque yo probé en un par de vasitos y aunque estaban en la nevera la parte de caramelo que quedó dentro del vaso, se fue derritiendo.


Llegó el momento de la despedida veraniega, esta es mi última receta hasta después de las vacaciones. Me tomo un par de meses para descansar, disfrutar de mis gatos, de la playa, del calor... (jaaaa), de tocarme las narices, en fin, de estas cosas sencillas de la vida que siguen siendo gratis (tocaremos madera). 
Ha sido un placer estar con vosotros todos estos meses y disfrutar de la compañía aunque sea a través del ordenador, de tantas personas de todas las partes del mundo. 

Un beso a tod@s
y
¡¡¡FELIZ VERANO!!!


   También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

miércoles, 24 de junio de 2015

SALMOREJO CORDOBÉS



Salmorejo cordobés


El salmorejo cordobés es una sopa fría más densa que el gazpacho, principalmente porque lleva más cantidad de pan y no se le añade agua, de hecho tanto se puede consumir como sopa, como salsa para acompañar fritos o sencillamente para untar en unas tostadas.

En sus orígenes el salmorejo era de color blanco y la manera tradicional de elaborarlo era con el mortero, majando la miga de pan con aceite, ajo y vinagre. Es más tarde con la incorporación del tomate a la gastronomía española cuando se le empieza a añadir al salmorejo, pero la forma actual no se consigue hasta la aparición de las batidoras en nuestras cocinas de manera que tanto el gazpacho como el salmorejo se hacen mucho más populares y pasan a ser parte del recetario de todas las casas.



Ingredientes:
- 1 kg. de tomates maduros
- 200 gr. de miga de pan
- 1 diente de ajo
- 100 ml. de aceite de oliva virgen extra
- 1 cucharada de vinagre de jerez
- 2 huevos duros
- jamón serrano

Elaboración:
1. Lava bien los tomates, trocéalos y ponlos en el vaso de la batidora. Puedes entretenerte pelando los tomates previamente pero de esta manera no hace falta porque luego lo pasaremos por un colador para que quede más fino y se eliminen  la piel y las pepitas.


2. Corta el pan el dados y añadelos junto con el aceite y el vinagre, al recipiente del tomate. Deja unos minutos que se empape bien y vuelve a triturar todo. Incorpora el ajo y sigue triturando. Si no te gusta que predomine el sabor a ajo, empieza por poner medio, lo pruebas y estás a tiempo de añadir el otro medio o incluso ponerle más si te gusta.

Recuerda que la textura es bastante densa, como si fuera un puré. Sazona con sal y metelo en la nevera para que esté bien fresquito.


Mientras tanto hierve los huevos y corta el jamón en taquitos. A la hora de servir el salmorejo lo acompañas con el huevo troceado o rallado, los taquitos de jamón serrano y unas gotas de aceite de oliva.


También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

lunes, 22 de junio de 2015

ARROZ CON SALCHICHAS

Arroz con salchichas


Esta última semana no he tenido tiempo para nada, ni para cocinar en condiciones y mucho menos hacer las fotos, editar las entradas, etc. Algunos ya sabéis que tenemos un gatito de tres meses desde hace unos días, y el tío es un poco suicida... así que me faltan ojos y manos para sacarlo de los sitios más imposibles, y además estar pendiente de que la cosa no vaya a mayores con la gata a la que le está costando aceptar al enano kamikaze.




Eso sin contar con la falta de sueño que llevo acumulado porque a las 6 de la mañana nos despiertan a la carrera por toda la casa... y luego cuando ya te han dado el susto de tu vida y te han fastidiado el sueño si o si, ellos se van tranquilamente a dormir!


En fin, que os dejo un arrocito que hice días atrás, muy rico y con cuatro cosas que puede tener todo el mundo en la nevera y en la despensa. Yo voy a ver si duermo un rato, jajaja.

Ingredientes:
- 8 salchichas frescas
- 1 pimiento verde
- 1 puerro
- 1/2 pimiento rojo
- 1 lata de tomate troceado (400 gr.)
- 4 vasitos de arroz
- 9 vasitos de caldo de carne o pollo
- sal y una pizca de azúcar
- aceite de oliva

Elaboración:
1. En una cacerola con aceite de oliva sofreímos las verduras picadas en daditos durante cinco o seis minutos.
2. Añadimos el tomate, sazonamos con sal y una pizca de azúcar y dejamos hacer a fuego lento diez minutos.
3. Troceamos las salchichas y las incorporamos al sofrito.
4. Cuando pierdan el aspecto de crudas añadimos el arroz y rehogamos un poco.
5. Cubrimos con el caldo y dejamos hacer hasta que se haga el arroz, más o menos 20 minutos.


A comer!


   También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

viernes, 19 de junio de 2015

LAZOS DE HOJALDRE RELLENOS DE CHOCOLATE



Lazos de hojaldre rellenos de chocolate


Si las palmeritas de hojaldre del otro día eran facilísimas, estos lazos de hojaldre no se quedan atrás.
Los habrás visto cientos de veces pero quizás no se te ha ocurrido hacerlos en casa todavía, y si es así no te lo pienses más porque quedan monísimos y no cuesta nada hacerlos.

Sólo necesitas una (o más) láminas de hojaldre rectangulares teniendo en cuenta que de cada lámina te saldrán entre 9 y 10 lazos y seguro que tienes un bote a medio terminar de crema de cacao, nocilla, nutella... Los puedes hacer más pequeños pero yo encuentro que el relleno queda demasiado escaso y además te van a dar más trabajo.
Vamos con los lacitos.

Ingredientes:
- l lámina de hojaldre rectangular (yo del Lidl)
- nocilla o nutella
- 1 huevo
- azúcar glas

Elaboración:
1. Desenrollar el hojaldre y cortar con un cuchillo por la mitad a lo largo. Cortar tiras a lo ancho de 2 o 3 cm. de grosor.
2. Poner la crema de cacao en la mitad de las tiras de hojaldre dejando un buen espacio alrededor para unirlos con las otras tiras.


3. Humedece los bordes alrededor de la crema de cacao con un poco de agua y une con las tiras de abajo aplastando los bordes con los dedos.
4. Gira en sentido opuesto cada lado para hacer la forma de los lazos. Que no te quedan perfectos ni iguales, pues no pasa nada, una vez hechos en el horno para mí quedan todos bonitos.


5. Colócalos en la placa del horno con papel vegetal y pinta cada uno con huevo batido.
6. Calienta el horno a 190º (función ventilador) y mete la bandeja cuando esté caliente. Tardarán en hacerse entre 12 y 15 minutos, hasta que estén un poco dorados y el hojaldre haya subido.


Deja templar y espolvorea con azúcar glas.
Ideales para el cafetito, verdad?


¡¡Que tengas un buen finde!!

También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

miércoles, 17 de junio de 2015

BOQUERONES REBOZADOS CON SALSA DE LIMÓN


Boquerones rebozados con salsa de limón


Boquerón, anchoa, bocarte... el mismo nombre para este pescadito azul,  uno de mis preferidos desde siempre, incluso durante los años en los que no me gustaba el pescado. En mis recuerdos infantiles siempre hay boquerones en vinagre, y es que de niña pensaba que eso tan bueno no era pescado ni de casualidad.

Ahora me gustan de todas las formas, y aunque se venden rebozados congelados ( a veces los compro por comodidad) nada como lo hecho en casa. Y para hacer algo diferente los he acompañado de una salsita de limón para el que le guste, para variar un poco, pero ya solos están tan ricos que no necesitan de mucho adorno.

Ingredientes:
- 500 gr. de boquerones
- 2 huevos
- 2 cucharadas de harina
- ajo en polvo
- perejil picado
- sal
- aceite de oliva
Salsa de limón
- 1 diente de ajo
- 1 cebolla
- el zumo de 3 limones
- sal y aceite de oliva

Elaboración:
1. Para hacer la salsa de limón pica la cebolla y el diente de ajo y pochalos en una sartén con un poquito de aceite de oliva. Sazona con sal y deja hacer hasta que esté blandita y empiece a tomar un poco de color.
2. Exprime los limones y añade el zumo a la sartén. Deja que se haga lentamente 5 o 6 minutos. La puedes dejar hecha mientras haces los boquerones.


3. Limpia los boquerones, quita la cabeza y la espina central. Lávalos, sécalos y sazónalos con sal.
4. Haz una pasta con dos huevos, la harina, un poquito de ajo en polvo (como media cucharadita), sal y perejil picado. También puedes rebozarlos simplemente por harina y huevo batido.
5. Fríelos en una sartén con aceite de oliva hasta que veas que están dorados por los dos lados. Según los sacas de la sartén ponlos en un plato con papel de cocina para que escurran el exceso de aceite.


Sírvelos con la salsa de limón por encima.


También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

lunes, 15 de junio de 2015

SANDWICH DE QUESO Y ORÉGANO


Sandwich de queso y orégano


Cada vez se utiliza menos el pan de molde con corteza, desde luego yo llevaba siglos sin comprarlo porque es verdad que generalmente se acaban quitando los bordes. El caso es que para este sandwich es el que más me gusta, será porque las rebanadas hay que empaparlas en huevo y  por asociación me recuerda a las torrijas que no me imagino hacerlas con un pan sin corteza.

Como verás los hago de tres pisos, no es necesario evidentemente pero es que con uno simple te quedas con las ganas y comerte dos igual es demasiado, así que ni pa ti ni pa mí. Y además los puedes partir en dos o en cuatro partes y te lo montas como aperitivo, que también es una idea.

El queso es a tu elección, a mi me gusta el emmental, pero obviamente se puede hacer con cualquier otro que te guste y que funda bien.

Ingredientes (2 sandwiches):
- 6 rebanadas de pan de molde
- 2 huevos
- 1 vasito de leche
- 8 lonchas de emmental
- queso rallado emmental
- 1 cucharada de orégano
- una pizca de sal

Elaboración:
Calienta el horno a 190ºC, calor arriba y abajo
1. Bate los huevos con la leche, una pizca de sal y el orégano. Pasa las rebanadas por el líquido y déjalas empapar bien, no deben quedar secas.
2. En la bandeja del horno con papel vegetal ve poniendo las rebanadas y encima dos lonchas de queso emmental, porque ya que es de queso, le ponemos bastante. Luego la siguiente de pan y otras dos de queso.
 Ya sea con dos o con tres rebanadas, la  de arriba la terminas con queso rallado en abundancia.


Mete los sandwiches en el horno caliente durante 20 minutos.
¿Te apetece?


¡Que tengas una buena semana!

También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

viernes, 12 de junio de 2015

TARTA DE GALLETAS, QUESO Y CUAJADA


Tarta de galletas, queso y cuajada



A nadie le amarga un dulce en cualquier época del año, con calor o no,  y por suerte hay infinidad de postres que se pueden preparar sin horno como esta tarta que vi en el blog de Isa, Cocina con Reina. Isa y yo tenemos gustos bastante parecidos a la hora de cocinar, por eso me encanta su blog, porque sus recetas son sencillas y asequibles, y sobre todo riquísimas. Te animo a que visites su blog si no lo conoces todavía.

Esta tarta es deliciosa (doy fe por lo poquito que probé), fácil y sin horno, vamos, que no se le puede pedir más y se la he copiado descaradamente.

Si me estás leyendo fuera de España, ya sé que te vas a volver loco con la cuajada que se utiliza porque no la vas a encontrar, pero no te preocupes porque puedes sustituir el sobre de cuajada por 2 hojas de gelatina neutra que tendrás que hidratar en agua fría unos minutos y luego incorporarla a la preparación caliente para que se disuelva. No va a quedar exactamente igual, no te voy a engañar porque el sabor no es el mismo, pero te servirá... y al fin y al cabo, si no has probado nunca la cuajada no notarás la diferencia. Te va a encantar, ya verás.

Ingredientes:
- 300 gr. de queso crema tipo Philadelphia
- 1 sobre de cuajada
- 500 ml. de leche
- 1 rama de canela
- 5 cucharadas de azúcar
- galletas de canela


Elaboración:
1. Del medio litro de leche, separa un vasito para disolver el sobre de cuajada.
2. Pon a calentar el resto de la leche con la rama de canela y añade el queso (yo le puse la tarrina entera, Isa un poco menos) para que se disuelva en la leche, junto con las cucharadas de azúcar.
3. Cuando hierva la mezcla, añade el vaso con la cuajada. Remueve continuamente y en cuanto vuelva a hervir lo separas del fuego. Si queda algún grumo le das un golpe de batidora para que quede todo homogéneo.


4. En una fuente coloca galletas de canela en la base, si quedan huecos los cubres con galletas partidas. Empieza a hacer capas de la mezcla de queso y  galletas (yo puse tres capas de galletas) y acabas con una de queso. Por último espolvoreas canela en polvo por la superficie y la metes en la nevera por lo menos dos o tres horas.


Y aquí el resultado, una tarta riquísima y realmente muy fácil!



También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...