viernes, 24 de junio de 2016

BROCHETAS DE ATÚN MARINADO CON SALSA DE NARANJA



Brochetas de atún marinado con salsa de naranja


Las brochetas son un buen recurso para cocinar de otra forma carnes y pescados, entran por los ojos por la variedad de ingredientes y colores ( aunque éstas precisamente no son muy coloridas), y se pueden hacer en la plancha, en sartén o en el horno. Eso si, hay que hacerlas con mimo y girarlas para que los ingredientes se hagan por igual. 

A partir de ahora me reconozco adicta a estas brochetas y si me haces caso y las pruebas, tú también lo serás. El acierto principal es la marinada del atún, un 10 en toda regla, y la salsa que lo acompaña de maravilla. 
Lo difícil del pescado es pillarle el punto, y en este caso el atún puede quedar seco si te pasas de cocción. Lo ideal es darle a las brochetas todas las vueltas que haga falta hasta que veas que los trozos están dorados y verás que el atún está tan tierno y jugoso que te arrepentirás de no haber hecho muchas más.
Aunque solo las hice con pimientos verdes está claro que admiten muchas verduras, tomates cherry, champiñones, calabacines o lo que más te guste.



Ingredientes:
- 500 gr. de atún 
- 3 pimientos verdes
para la marinada
- 1 naranja
- 3 cucharadas de salsa de soja
- una pizca de jengibre
para la salsa
- el resto de la marinada
- 1 cucharada de mermelada de naranja
- 1 chorrito de Pedro Ximenez
- 1 pizca de sal

Elaboración:
1. Quitar la piel del atún y cortarlo en dados lo más parecidos de tamaño que puedas.
2. Preparar la marinada con los ingredientes y dejar los dados de atún por lo menos media hora en la marinada, removiendo de vez en cuando.




3. Pasado el tiempo, escurre los dados de atún y pon el líquido en un cacito para hacer la salsa. Añade una cucharada de mermelada de naranja y un chorrito de Pedro Ximénez. Deja reducir unos minutos y luego cuela la salsa para que quede más fina.



4. Monta las brochetas escurriendo los trozos de atún e intercalando con trozos de pimiento verde del mismo tamaño que los dados de pescado. Si ves que los palos de brocheta son demasiado largos, corta lo que sobre con unas tijeras.
5. Haz las brochetas en la plancha o en una sartén amplia. Gira las brochetas para que se vayan haciendo por todos los lados, las veces que haga falta hasta que el pescado tenga un bonito color dorado.



Sirve un par de brochetas por persona con un poco de salsa y el resto en salsera para que cada uno se sirva a su gusto.
¡No me digas que no te apetecen!

Brochetas de atún marinado con salsa de naranja



Que tengas un finde estupendo y nos vemos el lunes.

También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

lunes, 20 de junio de 2016

ARROZ CON VERDURAS Y CHISTORRA


Arroz con verduras y chistorra


Qué te voy a decir de este arroz que no te imagines ya. Si es que la chistorra está tan rica que ya sabes que el saborcillo que le va a dar a cualquier plato es buenísimo. Para despistar lo he hecho con unas verduritas que siempre le van bien al arroz, por eso de restar grasas y calorías y además el plato resulta mucho más completo.
Para evitar en lo posible demasiada grasa de la chistorra he optado por freírla en primer lugar y escurrir el exceso que suelta antes de añadir el arroz, y quieras que no, un poco de grasa se le quita. Y por supuesto si no te gusta la chistorra puedes hacer el mismo plato con chorizo.



Ingredientes:
- 500 gr. de menestra congelada (yo Findus)
- 250 gr. de chistorra
- 1 cebolla
- 4 tacitas de arroz
- 9 tacitas de agua o caldo
- aceite de oliva


Elaboración:
1. En una sartén sin nada de aceite, freímos la chistorra en trocitos. Una vez frita, sacamos los trozos y desechamos la grasa que ha soltado.



2. En una paella o una cazuela ancha, salteamos la cebolla picada unos minutos y añadimos la menestra congelada. No llegué a poner la bolsa entera, pero estos envases con zip son la mar de prácticos para guardar lo que no utilicemos. Removemos, sazonamos con sal  y en unos minutos añadimos la chistorra.
3. Ahora ponemos el arroz, damos unas vueltas con las verduras y la chistorra y añadimos el caldo. Dejamos que rompa a hervir con el fuego a tope y luego bajamos a fuego medio hasta que el arroz esté hecho.




¡Riquísimo!





También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

viernes, 17 de junio de 2016

GALLOS AL MODO DE IBIZA


Gallos a la ibicenca



Ibiza además de ser una isla preciosa llena de encanto y playas preciosas, tranquilidad para el que la busque o fiesta a mansalva en caso contrario, también tiene una gastronomía fantástica que merece la pena. 
Esta receta tradicional al horno con Gallo de San Pedro está espectacular, pero con gallos normalitos también está de lujo y se puede hacer de muchas maneras, como siempre cada casa tiene sus costumbres, pero la base es una combinación de verduras hechas previamente en la sartén que obligatoriamente deben llevar patatas y tomates. Yo le añado pimientos verdes y también puedes hacerlo con pimientos rojos y amarillos, eso va al gusto del consumidor.



Ingredientes:
- 1 gallo de ración por persona
- 3 o 4 patatas
- 2 pimientos verdes
- 1 cebolla
- 4 dientes de ajo
- 1 hoja de laurel
- 3 tomates maduros
- 250 ml. de caldo de pescado
- 1 vasito de vino blanco
- aceite de oliva 

Elaboración:
1. Pela y trocea las patatas y los pimientos en rodajas no muy finas para que no se deshagan. Corta la cebolla en pluma y pela también los tomates. Hay muchas formas de hacer este sofrito, añadiendo el tomate en rodajas o troceado o friendo el resto de las verduras y al final añadiendo tomate triturado o rallado. A mi me gusta hacerlo todo a la vez. 
Además añade los ajos enteros y sin pelar (luego los puedes quitar), la hoja de laurel y sazona con sal todas las verduras. Frie lentamente con aceite de oliva, no tanto aceite como si hiceras patatas para tortilla, y cuando todo esté bien hecho escurre del aceite y pon las verduras en una fuente amplia de horno donde quepan los gallos.



2. Una vez escurridas del aceite, añade el vino blanco y el caldo de pescado, si es casero obviamente saldrá mucho más rico. 
3. Sazona los gallos y hazles un corte transversal para poder comprobar que están hechos cuando veas que la carne se separa de la espina central.
4. Calienta el horno a 190ºC y cuando esté caliente mete la bandeja durante 20 minutos aproximadamente y compruebas si están bien hechos. Como cada horno es diferente el tiempo dependerá, pero el pescado no conviene dejarlo demasiado tiempo o se pasará y quedará seco y sin gracia.


Y listo, aquí tienes un plato súper completo con una salsita para chuparse los dedos.



También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

lunes, 13 de junio de 2016

PUDIN DE MELOCOTÓN EN ALMÍBAR (Microondas)


Pudin de melocotón en almíbar en microondas



¿Te apetece un postre sin complicaciones para empezar bien la semana? Unas magdalenas que ya estaban un poco duras y una lata de melocotones en almíbar son la base de este pudin que no me negarás tiene una pinta irresistible. Es verdad que un molde chulo hace mucho, sobre todo si tienes que hacer una foto presentable, pero lo importante es que es muy sencillo de hacer, queda muy jugoso y además se hace en el microondas sin pasar calor. ¿Qué más queremos?

Ingredientes:
- 6 mitades de melocotones en almíbar
- 4 magdalenas
- 4 huevos
- medio vasito del almíbar
- 2 cucharadas de azúcar
- caramelo líquido

Elaboración:
1. Necesitas 6 mitades de melocotones en almíbar. Reserva medio vasito del almíbar y trocea los melocotones.
2. Bate 4 huevos en un bol y desmenuza las magdalenas. No te pases aprovechando todas las que tengas porque no quedaría tan jugoso, con 4 es suficiente. 
3. Ahora añade el medio vasito de almíbar y los melocotones troceados. Bate todo con la batidora.
4. Añadir un poco más de azúcar va  a gustos. Yo probé la mezcla (si, así en crudo y todo) y me pareció que le faltaba un poco de dulzor pero no le quise añadir más almíbar porque me daba la impresión de que sería demasiado empalagoso, así que le añadí 2 cucharadas de azúcar.


5. Pon caramelo líquido en el fondo del molde para microondas que hayas elegido. Yo usé el que ves de silicona pero uno normal de cake te sirve perfectamente. Añade la mezcla y mete en el microondas al máximo durante 8 minutos. Puedes comprobar que ya está hecho pinchando un palillo cuando termine el tiempo, y si ves que todavía no está cuajado lo dejas un minuto más y compruebas. De todas formas hay que tener en cuenta que las ondas del micro siguen actuando durante unos minutos más aunque esté apagado, así que mejor no pasarse y que salga demasiado seco.


Sácalo del microondas y desmolda el pudin cuando esté frio.





También está muy rico si lo acompañas de una bola de helado o un poco de nata montada.



Nota: Puedes hacerlo en el horno si no quieres o no tienes microondas. Hay que hacerlo al baño maría y poner el horno a 180-190ºC. Dejar durante 35-40 minutos y comprobar que esté cuajado o dejar un poco de más tiempo.

También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

viernes, 10 de junio de 2016

ENSALADA CON POLLO FRITO




Ya es repetitivo lo de que las ensaladas apetecen con el tiempo que hace, pero es que es la verdad porque si pienso en comida lo primero que se me pasa por la cabeza es eso. Lo bueno que tiene esto del blog es que me obliga, por así decirlo, a buscar ensaladas diferentes. 

En este caso seguro que te suena esta manera de marinar el pollo porque es bastante frecuente cocinar las pechugas de esta manera, pero se me ocurrió hacerlas en dados y añadirlas a una rica ensalada de hojas verdes y tomate. Este es el resultado, una ensalada completa que sirve de plato único perfectamente a la vez que no nos derretimos en la mesa, lo que se agradece bastante.

Ingredientes:
- 2 pechugas de pollo
- 1 lechuga romana
- 300 gr. de canónigos
- 100 gr. de rúcula
- 4 tomates pera
Marinada:
- 2 dientes de ajo
- un puñado de perejil fresco
- 1 limón
- harina para rebozar
- aceite de oliva para freir
Vinagreta:
- sal, 3 partes de aceite de oliva virgen extra y 1 parte de vinagre de vino tinto

Elaboración:
1. Majamos los dientes de ajo con un puñado de perejil fresco en el mortero. Sazonamos las pechugas cortadas en dados no muy grandes, y les añadimos el majado del mortero junto con el jugo de un limón. Tapamos el bol y dejamos en la nevera por lo menos media horita para que coja bien todo el saborcito.



2. Escurrrimos el pollo del jugo de la maceración y pasamos los trozos por harina.
3. Freímos por tandas en una sartén con aceite de oliva y los dejamos en un plato con papel de cocina para que escurran el exceso de grasa.



4. Ahora cortamos la lechuga en juliana y añadimos los canónigos y la rúcula. Sazonamos con sal y aliñamos con una vinagreta hecha con tres partes de aceite y una de vinagre de vino tinto.Cortamos los tomates en rodajas finitas.



Montamos la ensalada en cada plato con una base de las hojas verdes, las rodajas de tomate en el centro y repartimos unos dados de pollo encima de los tomates.


¡Espero que te haya gustado!




Que tengas un buen finde y nos vemos el lunes.


También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

lunes, 6 de junio de 2016

TERNERA GUISADA CON NATA


Ternera guisada con nata



Aunque en mi casa, creo que como en la mayoría, hemos sustituido la carne roja por el pollo que es más sano y ligero, de vez en cuando me doy el gusto porque en realidad me encanta la carne de ternera y tenía ganas de probar a hacerla con una salsita con nata, porque ya puestos nos olvidamos de colesterol, calorías y demás. No es para comer todos los días ni muchísimo menos, pero con moderación porqué no se puede comer de todo, no?

En realidad la base del guiso es un buen fondo con cebolla, vino y brandy que se hace como siempre (en la olla es mucho más rapido y te aseguras de que la carne quede tierna) y en el último momento, a esa salsita que ya está que te mueres de rica, le añades la nata. 
Vamos allá que esto es muy fácil y está muy rico!

Ingredientes:
- 750 gr. de ternera para guisar
- 1 cebolla grande
- 1 hoja de laurel
- 1 vaso de vino blanco
- 1 vaso de brandy
- 1 vaso de caldo de carne (o una pastilla disuelta en un vaso de agua)
- 1 cucharadita de pimentón dulce
-  400 ml. de nata líquida (crema de leche)
- sal y pimienta negra

Elaboración:
1. En una sartén con un poco de aceite de oliva, sellamos la carne troceada sazonada con sal y pimienta negra. Ponemos la carne en la olla exprés.
2. En la misma sartén pochamos a fuego lento la cebolla picada hasta que esté blandita y tome un colorcillo bueno.
3. Añadimos la cebolla a la carne (sin el aceite) junto con 1 hoja de laurel, una cucharadita de pimentón dulce, un vaso de vino blanco, otro de brandy y otro de caldo de carne.  Cerramos la olla y dejamos el tiempo suficiente que marque el modelo que tengas (cada olla es un mundo).




Abrimos la olla y mezclamos la nata con el guiso. Removemos bien para que la salsa espese un poco y ya lo tenemos.


Esta salsita cremosa pide a gritos unas patatas fritas o un poco de arroz, y el pan que no falte!





También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

viernes, 3 de junio de 2016

TOMATES RELLENOS DE GULAS Y GAMBAS



Tomates rellenos de gulas y gambas



Con el tiempo veraniego que ya tenemos, toca ponerse en modo ensaladas y platos fríos que ya apetecen bastante. Cualquier ensalada que incluya gulas y gambas es especial, y la manera de presentarla puede marcar la diferencia, porque como verás estos tomates rellenos no dejan de ser una ensalada, pero más chula.

Es conveniente que escojas tomates del mismo tamaño, mejor un poco maduros y por supuesto bonitos, que eso de que la comida entra por los ojos, es verdad.
Las gulas y los gambones pueden ser congelados sin problema, yo prefiero los gambones crudos y hervirlos yo misma, pero también puedes comprar los que ya están cocidos y ahorrarte ese paso.
Las cantidades son orientativas para cuatro tomates grandes.


Ingredientes:

- 4 tomates grandes o 8 medianos
- 16 gambones
- 200 gr. de gulas
- 3 huevos duros
- 1 cebolleta
- 1 pimiento verde
- 1 hoja de laurel
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- 1/2 lechuga 
- aceite de oliva virgen extra
- sal

Elaboración:
1. Corta la parte superior de los tomates, vacíalos con cuidado ya sea con una cuchara o un cuchillo pero sin romper la parte de abajo. Ponlos boca abajo para que vayan soltando el jugo interior mientras haces todo lo demás. La pulpa del tomate que hemos quitado no la vamos a utilizar pero te puede servir para hacer un sofrito o cualquier cosa más tarde.
2. Se hierven los huevos y se pelan cuando estén fríos.
3. Cuece los gambones en agua bien salada con una hoja de laurel. Se pueden meter en el agua hirviendo sin descongelar. Se dejan 3 o 4 minutos, se escurren y se dejan enfriar.



4. Pica el pimiento verde y la cebolleta, y ponlos en un bol para ir añadiendo el resto de ingredientes.
5. Pela los gambones (reserva 4 para decorar) y trocéalos. Añade a lo anterior.
6. Agrega las gulas y los huevos duros troceados. Ahora sazona bien con sal, una cucharadita de pimentón dulce y un buen chorretón de aceite de oliva virgen extra. Remueve bien y comprueba que esté bien sabroso.



Para emplatar cortamos la lechuga en juliana, la aliñamos un poco con sal, aceite y vinagre y la colocamos en los platos. Rellenamos cada tomate y ponemos un gambón entero de los que habíamos reservado. 






¡Que tengas un buenísimo finde!
También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...