SOLOMILLO DE CERDO CON SALSA DE VINO TINTO Y FRUTOS ROJOS



Como estas últimas semanas las recetas van dedicadas a las próximas fiestas, no podía faltar una receta de carne. Lo bueno de esta receta es que puedes hacer la salsa con antelación, incluso el día antes, de manera que es perfecta para organizarte bien esos días que vamos a estar a tope en la cocina para que la cosa sea más llevadera.

Para que una salsa de vino esté de muerte lo más importante es acertar con el vino tinto. No estoy diciendo que te dejes un riñón comprándolo, eso dependerá del gusto y del presupuesto, solo quiero decir que notarás una gran  diferencia entre hacer la salsa con un vino de cocina o uno un poquito mejor. Además esta salsa lleva frutos rojos que le aportan un sabor diferente a la clásica reducción de vino y hay que conseguir equilibrar los sabores, sobre todo el punto de azúcar. Pero lo más importante es hacerla con calma, tiene que reducir el tiempo necesario para conseguir una consistencia un poco melosa, y dependiendo del fuego puede llevar más o menos una hora, o incluso más. Por eso si andas con el tiempo justo merece la pena hacerla el día anterior. 
En cuanto al solomillo he optado por sellarlo primero en la sartén y terminarlo en el horno, así queda tierno y jugoso que da gloria. El solomillo que he cocinado era bastante grande pero aunque hicieras dos o tres solomillos la cantidad de salsa obtenida es más que suficiente.


Ingredientes:
-  Solomillo de cerdo (1 para dos personas)
- sal y pimienta negra
- aceite de oliva virgen extra
Salsa: 
- 1 botella de vino tinto (750ml.)
- 1 rama de canela
- 3 clavos de olor
- 1 vaso de caldo de carne
- 150 gr. de frutos rojos (congelados o de lata también sirven)
- 4 cucharadas de azúcar moreno
- 1 cta de mantequilla

Elaboración:
1. En primer lugar hacemos la salsa, y para ello pondremos en un cazo todos los ingredientes excepto la mantequilla que la añadiremos al final.
2. Dejaremos reducir con tranquilidad, a fuego medio-bajo, hasta que se haya reducido como mínimo a la mitad.
3. Cuando veamos que está en su punto, colaremos la salsa y la volveremos a poner en el fuego con la cucharadita de mantequilla que le dará un brillo estupendo.  Removemos para que se disuelva bien y retiramos la salsa del fuego. Cuando enfríe la podemos guardar en la nevera hasta que la vayamos a utilizar.



Enciende el horno a 180ºC para que se vaya calentando.

4. Salpimentamos bien el solomillo. Para ello es mejor poner la sal y la pimienta en la tabla de cocina y rodar la pieza de carne por encima, de esa manera nos aseguramos de que se impregne bien y no se desperdicien los condimentos.
5. Sellamos el solomillo en una sartén con unas cucharadas de aceite de oliva, a fuego medio-alto, girando las veces que sean necesarias para que se dore por todos los lados.


6. Una vez dorado lo ponemos en una fuente y lo llevamos al horno (recuerda 180ºC) durante 20 minutos aproximadamente. Si la pieza es más pequeña de lo normal, con 15 minutos será suficiente.



7.  Lo sacamos del horno, lo dejamos reposar unos minutos y procedemos a cortarlo como queramos, en trozos más o menos gruesos.



Lo servimos con un poco de salsita (bien caliente) y el resto lo dejamos en una salsera para que cada uno la añada a su gusto.
Otras recetas de solomillo de cerdo que te pueden gustar:


También puedes seguirme en  Facebook  y  Twitter

Comentarios

  1. Nuria no sé qué me gusta más de tu plato de hoy, todo está a mi gusto, y esa salsa es una delicia para el solomillo, este año pondré una similar pero con Oporto para unos Confit para nuestro menú de Nochebuena, solo mirar tu plato, me entran ganas de cocinarlo ya, y es que son platos que no dan excesivo trabajo pero dan un punto de elegancia a la mesa, delicioso. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, una receta más para tener en cuenta estas fiestas. El solomillo es una carne muy acertada para servirla en nuestas mesas navideñas y seguro que la salsa es de 10, la combinación de vino y frutos rojos es elegante y una delicia. . Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
  3. El solomillo es uno de los reyes de nuestra Navidad, algún día o noche importante cae en la mesa. Me gusta tu salsita para acompañar, también preparo alguna parecida, pero ésta hay que probarla si o si. La combinación es perfecta y el plato riquísimo.
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Difícil no es y si la salsa la podemos hacer con antelación, mucho mejor para no agobiarnos en los últimos momentos. Una rica salsa que casa muy bien con el solomillo, los frutos rojos y el sabor de la canela han de ser una pasada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Nuria me ha encantado la salsa que nos propones, eso le da vida a cualquier plato ya sea navidad o un domingo que estemos inspiradas. Además comprar una botella un poco más buena no tiene por qué suponernos un ojo de la cara, hay marcas muy vistosas que no cuestan mucho y dejan buen sabor de boca para recetas como esta. Sin lugar a dudas una propuesta maravillosa y de las que no nos complican ni nos atan en la cocina ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  6. Poner esto en la mesa de Navidad es todo un acierto.
    Me ha encantado la salsa tan navideña, Me apunto la idea porque a mi todo es tipo de receta me llaman siempre la atención y me invitan a probarla.
    Y es verdad, el vino siempre de calidad al igual que todo. Al fin y al cabo es lo que vamos a comer ;)

    Besos preciosa!!

    ResponderEliminar
  7. Cómo se nota que estás en modo Navidad!! este platazo es ideal para alguna de las cenas que se presentan!! Bs.

    ResponderEliminar
  8. Nuria una salsa maravillosa.....que buenooooooo que tiene que estar¡¡¡
    Muchos besitos¡¡

    ResponderEliminar
  9. Nuria, una propuesta estupenda para estos días de tantas celebraciones y festejos. Un plato maravilloso. Yo tuve mucha relación con una gran cocinera en Cádiz que siempre me decía que sí el vino es bueno la comida siempre sale buena. A veces por echar cualquier vino no quedan las comidas o las salsas igual de buenas, la calidad siempre se nota. No merece la pena no poner uno medio bueno o bueno. Para qué arriesgarnos.
    Te ha salido de lujo.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  10. Me quedo con la receta, que me parece espectacular, para Navidad o para cualquier celebración.
    Pienso lo mismo: utilizar ingredientes de calidad mejora tremendamente cualquier plato. Por eso, me gusta usar vinos "decentes" para cocinar... por supuesto, no se trata de coger un "Vega Sicilia" para hacer una salsa, pero hay muchos vinos bastante apañados de precio y de buena calidad que se pueden utilizar.
    Muchos besos, guapa.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola Nuria! Nunca he hecho una salsa de vino tinto, mezclada con frutos rojos y la idea ya me tienta... seguro que el sabor es muy especial... pero no soy capaz de imaginarme como será... habrá que hacerla un día... Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Una receta fantástica la de este solomillo con una salsa de estas características que lo engrandece.
    Para disfrutarla de principio a fin.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. ¿Sabes cuando vas leyendo una receta y comienza a entrarte hambre? Los jugos gástricos comienzan a resonar... Incluso creo que me llega el olor!!!!!! Fantástica esta carne tan bien acompañada de la salsa, además, como dices, nos da la oportunidad de tenerla preparada con antelación

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  14. Hola Núria, una receta perfecta para cualquier día de fiesta, que bueno tiene que estar este solomillo, a mi me encanta la carne así. Y la salsa me la imagino con un sabor espectacular, me gusta mucho. Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Las palabras se las lleva el viento, pero si las escribes en un comentario las guardaré para siempre. Gracias por tu tiempo y vuelve cuando quieras!

Si tienes alguna duda sobre alguna receta, escríbeme al correo del blog ycontupantelocomas@gmail.com y te contestaré lo antes posible.


Entradas populares de este blog

GALLO AL HORNO CON LIMÓN

PASTEL DE PATATAS, BACON Y QUESO

El KÉFIR DE LECHE. CÓMO CUIDAR Y MANTENER LOS GRÁNULOS.

POLLO CON SALSA DE ALMENDRAS

PATATAS A LA IMPORTANCIA CON ALMEJAS