MERMELADA DE CALABAZA

Mermelada de calabaza


Ha pasado Halloween y también la sobredosis de calabazas. Los que me seguís desde siempre sabéis que me tira para atrás la comida con aspecto repugnante que se lleva en estas fiestas, no puedo con los dedos sangrantes o cosas así... para mí la comida con buen aspecto, gracias. 


Lo cierto es que calabazas hay todo el año. En el súper las encuentras peladitas, troceadas y envasadas al vacío listas para hacer un buen uso de ellas. La crema de calabaza es deliciosa, en los arroces me encanta y cómo no en las sopas de verduras. En cuanto a los postres también tiene mil usos, empezando por el maravilloso cabello de ángel, pero la mermelada de hoy es también una buenísima opción para rellenar tartas o simplemente para acompañar unas tostadas. 
Esta mermelada llevaba en borradores desde el año pasado, antes de mis largas vacaciones y no veo mejor momento que publicarla ahora, cuando tal vez tengas en casa restos de calabazas y no sepas qué hacer con ellas. 



Un par de apuntes antes del paso a paso: la calabaza ya es bastante dulzona, de manera que no necesitamos utilizar tanto azúcar como necesitan otras mermeladas. Y sobre la textura, que es cuestión de gustos, yo utilizo hace tiempo el típico prensa patatas en mis mermeladas. Es un utensilio útil, muy práctico y económico. La cosa es que no me acaban de convencer las mermeladas trituradas con batidora, me gusta que tenga un mínimo de tropezones y creo que el acabado es más casero, pero esto es lo que me va bien a mí, nada más.



Ingredientes:
- 1 kg. de calabaza (ya pelada)
-  350 gr. de azúcar
- el zumo de 1 limón
- 1 ramita de canela

Elaboración:
1. Trocear la calabaza en trocitos pequeños. Poner en una olla junto con el azúcar y la ramita de canela. Exprimir el zumo de un limón y poner a fuego fuerte para que rompa a hervir.




2. En cuanto hierva la mezcla bajamos el fuego (medio o medio-bajo) y de vez en cuando iremos utilizando el prensa patatas para aplastar la calabaza.



3. En unos 40 minutos aproximadamente estará hecha. Retira la rama de canela y estará lista para ser envasada.Si prefieres en este punto puedes triturarla con la batidora para conseguir una textura más fina o dejarla así como está en este momento. 




4. Una vez esterilizados los frascos que vamos a utilizar, los llenamos con la mermelada, tapamos y los ponemos boca abajo hasta que se enfríen del todo para hacer el vacío. 


Mermelada casera de calabaza


Vuelvo a ponerte unas recomendaciones que hice para otra mermelada que te pueden ayudar si no sueles hacer conservas caseras:




Consejos importantes para hacer conservas caseras:

- Los envases deben ser de cristal con tapas metálicas de rosca,  comprobando que no tengan ningún resto de óxido.
- Se deben lavar y esterilizar los botes y las tapas por separado. 
Esterilizar los botes:
- Al baño maría deben hervir por lo menos 5 minutos y se dejan secar boca abajo encima de un trapo o papel de cocina.
- Para esterilizarlos en el microondas se llenan de agua hasta la mitad y se meten en el micro por lo menos 5 minutos, de manera que el agua hierva dentro del bote. Luego se sacan y se dejan secar boca abajo encima de un trapo o papel de cocina. Las tapas, al ser metálicas, no se pueden meter en el micro y se hierven en una olla con agua 5 minutos.
Hacer el vacío:
- Para hacer el vacío, una vez llenos con la mermelada se tapan y se introducen en una olla totalmente cubiertos de agua y se dejan hervir por lo menos 20 minutos. Se sacan, se dejan enfriar y ya están listos para guardar.
-  Otra forma de hacer el vacío sin necesidad de hervirlos que es la que yo utilizo es llenar los tarros con la mermelada caliente, taparlos y dar la vuelta a los botes. Se dejan en esta posición hasta que estén totalmente fríos que es cuando les daremos la vuelta y ya estarán listos para guardar en la despensa.



 Es importante poner la fecha en el bote, para ir consumiendo primero las conservas más antiguas.





Otras mermeladas caseras que te pueden gustar:


También puedes seguirme en  Facebook  y  Twitter

Comentarios

  1. Bonito color y no demasiado dulzona como me gusta a mi, así si tiene que estar buena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo ésta no la he probado, pero gustarme me tiene que gustar seguro porque por una calabaza me pierdo y por la mermelada casera también. Te ha quedado preciosa.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Que rica mermelada! Justo tengo congelado el relleno que le saque a las calabazas que tallamos para Halloween, ya se que hacer con ellas!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Nuria me encanta esta mermelada, precisamente aún me quedan unos cuantos tarros de la que hice el año pasado, está en perfecto estado y con ese color precioso naranja dorado, y su saborcito a Canela, solo pensarlo me dan ganas de merendar unas tostadas o galletas con ella, Jajajaja. Aunque para cenar con un poco de queso también queda fabulosa.
    Nunca le he dejado esa textura con el prensador, pero la próxima vez lo probaré.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que colorcito y textura tan buenos.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  6. Vaya aspecto tan delicioso! Me encanta.
    Un abrazo
    Clara

    ResponderEliminar
  7. Nuria que mermelada más rica y más de este tiempo,deliciosa para acompañar patés ,carnes......o untada en una maravillosa tostada para desayunar
    Muchos besitos¡¡

    ResponderEliminar
  8. Que rica, tiene una pinta muy buena. me encanta.
    Besoss

    ResponderEliminar
  9. ¿Sabes? soy muy fan de la calabaza pero nunca he hecho ni he comida mermelada de calabaza. Acaba en otros postres pero me ha parecido una idea fantástica. La textura de la tuya me ha recordado al anuncio de cierta marca, que seguro tenemos en mente, en la que no hay foto, sino fruta ja ja ja

    Por cierto a mí tampoco me gusta la comida "repugnante" Seguramente sean cosas muy ricas pero no me atrevo a probarlas ja jaja

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  10. Nuria, qué rica, seguro que me gustaría mucho. No es demasiado azucarada y eso también lo agradezco.
    Vaya suerte desde que en los súper podemos encontrar la calabaza limpia y envasada. Antes era un lío la que había que montar para no cortarte.

    Este verano me regaló una amiga una calabaza gigantesca... podría pesar unos 15 kilos... imagínate. A poco me da algo cuando me decidí a asar, hervir, cortar y empaquetar, aquello fue durante un buen rato un desastre de cocina, mereció la pena, también lo confieso.
    Tengo guardada para poder probar esta delicia. Yo viéndola me he imaginado una buena tosta con jamón serrano (del pringoso) y algunas hojas tipo rúcula, que por ser amargas le tienen que ir muy ricas. Ya te contaré esta inspiración gracias a tu receta.
    Mil besos.
    Por cierto, desde mi IPhone cuando entro en tu blog me aparece la ventana emergentecde aceptar (política de privacidad) y no me deja aceptar pues salebpor encima el pequeño logo de Facebook y Twitter. Te lo comento para que lo sepas.
    Más besos.

    ResponderEliminar
  11. Te ha quedado una mermelada estupenda, me encanta el color y me gusta que no lleva demasiada azúcar.
    Un besito preciosa.

    ResponderEliminar
  12. Hola Núria, me apunto a tu mermelada, me encanta de calabaza, la probé una vez y ole ole!
    Te ha quedado de luxe, un beso :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Las palabras se las lleva el viento, pero si las escribes en un comentario las guardaré para siempre. Gracias por tu tiempo y vuelve cuando quieras!

Si tienes alguna duda sobre alguna receta, escríbeme al correo del blog ycontupantelocomas@gmail.com y te contestaré lo antes posible.


Entradas populares de este blog

GALLO AL HORNO CON LIMÓN

PASTEL DE PATATAS, BACON Y QUESO

PUDIN DE MAGDALENAS Y FLAN (MICROONDAS)

El KÉFIR DE LECHE. CÓMO CUIDAR Y MANTENER LOS GRÁNULOS.

POLLO A LA MIEL