POLLO A LA MIEL



Pollo a la miel


¡Qué ganas tenía de sacar esta receta! No lo puedo evitar, me encanta la comida china y me encanta cocinarla a mi manera, con ingredientes que todos podemos tener en casa o comprar en el súper. Se suele decir que la comida asiática en general sugiere ante todo armonía. Armonía por el buen uso de los ingredientes principales de una variedad inmensa, pero sobre todo por la capacidad de mezclarlos entre si. Los platos son un placer para la vista por la manera en que se juega con los colores y los sabores se integran con tanta habilidad  que ninguno domina sobre otro. 


Ahora no me crucifiquéis porque tal vez la receta de hoy no cumple casi nada de lo que acabo de decir sobre los colores  al ser una de las más sencillas, aunque el sabor está y de qué manera. Básicamente es pollo, eso se ve a simple vista,  aunque si quieres la puedes completar añadiendo vegetales (siempre al dente). Pero este pollo está tan rico que simplemente con un arroz de acompañamiento es un plato diez.



Ingredientes:
-2 o 3 pechugas de pollo
-Aceite de girasol o de oliva suave
Para el rebozado:
-1 huevo
-2 cucharadas de harina
-1 cucharada colmada de maizena
-1 vaso de agua
-1 cucharadita de levadura
-una pizca de sal
Para la salsa de miel:
-2 cucharadas de aceite de girasol o de oliva suave
-1 diente de ajo
-1 cucharadita de jengibre en polvo
-3 cucharadas de miel (60 gr)
-1 cucharada de salsa de soja
-1 cucharada de vinagre de manzana
-1 cucharadita de maizena (disuelta en un poquito de agua fría)
-1 vaso grande de agua 

Elaboración:
1. En primer lugar preparamos el rebozado, que dejaremos reposar mientras cortamos el pollo y hacemos la salsa.
Batimos 1 huevo y añadimos la harina, la maizena y la cta. de levadura en polvo. Con las varillas iremos mezclando poco a poco y al mismo tiempo iremos incorporando el vaso de agua que nos ayudará a disolver las harinas con más facilidad. Le ponemos una pizca de sal y dejamos esta pasta reposando para hacer lo demás.



2. Para hacer la salsa de miel: En un cazo o sartén, calentamos un poco de aceite de girasol con un diente de ajo machacado. No se trata de que se dore sino de que vaya sofriendo lentamente para soltar el sabor. 
3. Agregamos el jengibre, removemos en el aceite y enseguida vamos añadiendo el resto de los ingredientes de la salsa, cuidando de que la miel quede bien disuelta. Esto lo dejaremos unos diez minutos a fuego suave, removiendo de vez en cuando. Pasado ese tiempo retiramos el ajo.
4. Por último usaremos la cucharadita de maizena disuelta en un poquito de agua fría para espesar ligeramente la salsa. 


5. Cortamos las pechugas de pollo en tiras y éstas en dados que sazonamos con sal.
6. Iremos pasando los dados de pollo por la pasta que hicimos y las freiremos en una sartén con abundante aceite de girasol o de oliva suave hasta que se dore por los dos lados y los dejaremos escurrir en un plato con papel de cocina para absorber el exceso de aceite.

Hay que mantener el fuego medio porque no olvidemos que es pollo y no debe quedar crudo. Si el fuego está demasiado alto se dora el rebozado demasiado rápido sin hacerse bien por dentro.


Calentamos la salsa de miel y la servimos por encima del pollo.
Yo lo he acompañado de arroz que para mí  es lo que le va mejor.


Nota: Siempre utilizo aceite de girasol para este tipo de recetas porque su sabor es más neutro, pero si prefieres utilizar aceite de oliva procura que sea del suave, 0.4º de acidez.


Otras recetas que te pueden gustar:


También puedes seguirme en  Facebook  y  Twitter

Comentarios

  1. Con la buena pinta que tiene, quien te va a crucificar, un brillo genial y no hay que ser purista si no flexible a la hora de comer, al fin y al cabo cada uno le da su toque a la comida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo creo que el colorido que tiene es suficiente y la verdad es que el plato entra por los ojos.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Qué rica receta, te ha quedado espectacular, estoy de acuerdo contigo es que no tenemos que seguir una receta al pie de la letra, adaptarla a nuestros gustos y a nuestras necesidades, nadie te va a crucificar.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  4. Nuria pues a mí me encanta tu plato, en color y equilibrio, no le quitaría ni una coma. Y es que en la sencillez está la elegancia, y eso lo cumple sin duda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que pega le pones al color...?, porque el que tiene es super apetecible!! a mi como me encanta la cocina china, en casa, pues te aplaudo por esta rica receta que seguro que te copio pronto. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. El pollo así cocinado, con sabor agridulce, no puede quedar más rico, sobre una cama de arroz blanco, dejándolo impregnarse de la salsa, mejor todavía. Para mi la receta es de diez.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Ohhh me encanta el arroz
    Besos
    Www.masqueropa.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Sin duda delicioso, la miel siempre le da un sabor especial a las carnes.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  9. Hola, querida amiga esta receta es de las que no se olvidad. Tengo recetas de pollo a la miel que nada tienen que ver con ésta. EL pollo tiene que quedar exquisito, só hay que ver el resultado, un color impresionante. me la guardo pues seguro que en mi casa el éxito lo tengo asegurado. Un beso!!

    ResponderEliminar
  10. Me está entrando hambre de verlo, tiene que saber muy rico con las miel y el rebozado. Con un sabor muy especial. Besos :)

    ResponderEliminar
  11. Nuria siempre estoy de acuerdo en lo que cuentas y hoy no iba a ser menos. Me gusta hacer mías las recetas y saber lo que como así que me apunto encantada a tu pollo ¡hazme hueco en la mesa! ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  12. Rico rico. Se hace la boca agua
    Un abrazo
    Clara

    ResponderEliminar
  13. Nuria, se ve superrico y no muy difícil de hacer. Me encanta la cocina oriental y sobre todo la agridulce, me guardo la receta en mi Pocket para probarlo prontito.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  14. Yum! Pues ese pollo yo me lo terminaria en un dos por tres, se ve exquisito!
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Nuria, yo no te voy a culpar de nada. Si es que ve con un brillo y con unas ganas de meterle el diente que no veas. A mi la comida china también me gusta mucho pero, me he dado cuenta que depende en el país que estás se sirve diferente. Estos chinos es que son muy listos y se adaptan al paladar de cada uno.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. impresionante este pollo a la miel. El color, la textura, y todo, se me hacen irresistibles

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Las palabras se las lleva el viento, pero si las escribes en un comentario las guardaré para siempre. Gracias por tu tiempo y vuelve cuando quieras!

Si tienes alguna duda sobre alguna receta, escríbeme al correo del blog ycontupantelocomas@gmail.com y te contestaré lo antes posible.


Entradas populares de este blog

GALLO AL HORNO CON LIMÓN

PASTEL DE PATATAS, BACON Y QUESO

El KÉFIR DE LECHE. CÓMO CUIDAR Y MANTENER LOS GRÁNULOS.

POLLO CON SALSA DE ALMENDRAS

CROQUETAS DE GAMBAS AL AJILLO