MEJILLONES A LA MARINERA



Mejillones a la marinera



Son incontables los platos a la marinera que podemos encontrar en cualquier libro de cocina, revista o simplemente navegando por Internet, porque lo de la  marinera tiene tantas versiones como cocineros. Lo único que tienen en común es el uso de pescado o marisco, de manera que cuando escuchamos a la marinera es obvio que lleva productos del mar, pero luego cada cual le da su toque. 
Encontramos salsas con tomate o sin él, con un toque picante, con azafrán, etc. Existen arroces a la marinera, pasta a la marinera, patatas a la marinera y por supuesto almejas o mejillones a la marinera... viendo tantas recetas diferentes se puede pensar que cualquier receta que lleve un poco de marisquito y una salsa, acaba llamándose a la marinera 😏.

No sé dónde he leído que en Bélgica la ración habitual de mejillones es de 1 kg. por persona. Si esto es verdad supongo que los comprarán limpios porque para una familia de cuatro o seis personas tendrían que levantarse de madrugada a limpiar mejillones, a un kilo por barba...
Para nosotros 1kg. es una cantidad adecuada para tres o cuatro personas porque desde luego no lo consideramos plato único sino como aperitivo o entrante, aunque yo a veces hago un poco más de salsa y los pongo con espaguetis, y entonces no se come nada más. 
De cualquier manera esta es mi receta de mejillones a la marinera, una receta que pide pan en cantidades industriales.


Ingredientes:
- 1 kg. de mejillones
- 2 dientes de ajo
- 1 cebolla
- 1 pimiento rojo italiano
- 4 cucharadas de tomate triturado
- 1/2 vasito de vino blanco
- 1 cucharadita de pimentón
- 1 hoja de laurel
- perejil picado
- 1/2 vasito de agua
- aceite de oliva
- sal

Elaboración:
1. Se abren los mejillones con medio vasito de agua en una cazuela a fuego vivo. Una vez abiertos los retiramos a un recipiente y se cuela el caldito que utilizaremos en la salsa. No lo tires!



2. En una cazuela amplia se ponen un par de cucharadas de aceite y se pochan los dientes de ajo, la cebolla y el pimiento rojo, todo bien troceadito.
3. Cuando veas que el sofrito está casi pochado se añade el pimentón (dulce o picante al gusto) y se rehoga rápidamente solo un par de vueltas para que no se queme. En seguida añadimos el vino blanco y dejamos que se evapore el alcohol un par de minutos.
4. Ahora añadiremos el tomate triturado, sal, la hoja de laurel y el caldito que reservamos de los mejillones.
5. Tapamos la cazuela, bajamos el fuego casi al mínimo y dejamos que se haga la salsita tranquilamente por lo menos media  hora.



6. Cuando la salsa esté hecha incorporaremos los mejillones, a los que habremos quitado una de las conchas, y los dejaremos dentro de la salsa pero solo para que se vuelvan a calentar. También añadiremos un buen puñadito de perejil picado, y en un par de minutos los retiramos del fuego.




¡¡De toma pan y moja!!


Nota: Si quieres una salsa un poco más ligada le añades una cucharada rasa de harina antes de ponerle el tomate y el caldito de los mejillones.


¿Te apetece ver otras recetas fáciles con mejillones?



¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+


Entradas populares de este blog

El KÉFIR DE LECHE. CÓMO CUIDAR Y MANTENER LOS GRÁNULOS.

COSTILLITAS CHINAS AGRIDULCES

GALLO AL HORNO CON LIMÓN

CROQUETAS DE CECINA

ROSQUILLAS DE AIRE