NÍSPEROS EN ALMÍBAR



Nisperos en almibar



Un año más el níspero de mi terraza se niega a colaborar y me ha vuelto a dar nísperos ácidos como limones. A los pájaros no les importa y se han puesto las botas como siempre, pero he salvado unos cuantos para hacerlos en almíbar que es mano de santo para estas cosas. El año pasado hice una Tarta de nísperos que estaba riquísima pero esta vez he decidido acabar con todos los que quedaban a la vez y que se joroben los pájaros... que al fin y al cabo el árbol es mío y sus nísperos alimonados, también.

Hacer fruta en almíbar no tiene ningún misterio, es incluso más fácil que hacer mermelada porque no hay que atinar tanto en la cantidad de azúcar en relación al peso de la fruta y la cocción es bastante más rápida. La proporción de agua y azúcar para hacer el almíbar dependerá de la acidez de la fruta en cuestión  pero en general podemos decir que para un litro de agua necesitaríamos aproximadamente la mitad de azúcar, entre 400 y 500 gr. Esto es la norma general para hacer un almíbar ligero, pero como ya he dicho mis nísperos se salen de la norma y necesitan  más azúcar.

Ingredientes:
- 1,2 kg. de nísperos (antes de pelar y deshuesar)
- 1 litro de agua
- 600 gr. de azúcar
- 1 limón

Elaboración:
1. Lavar los nísperos.
2. Hacer un almíbar con el agua y el azúcar dejando que cueza durante 30 minutos.


3. Mientras tanto poner agua en un bol con medio limón exprimido. Pelar los nísperos, cortarlos por la mitad, deshuesarlos y meterlos en el agua con limón para que no se oxiden. Ahora no tienen muy buen aspecto pero la cosa mejora una vez hechos.


4. Una vez pasado el tiempo de cocción del almíbar, escurrirlos del agua del bol y meterlos en el almíbar con el otro medio limón exprimido, y dejarlos a fuego medio (en mi vitro al 6 de 9 que es el máximo) durante 15 minutos. Remover de vez en cuando con cuidado para que no se rompan. Es importante vigilar que no se deshagan y queden enteros, a veces en menos de 15 minutos ya están bien y hay que sacarlos antes de que nos quede un maravilloso puré.


Esta cantidad no merece la pena envasarla al vacío (por lo menos en casa dura nada y menos), asi que basta con ponerlos en un bote cubiertos con el almíbar y conservarlos en la nevera bien cerrados.
Además de tomarlos así sin más, te pueden servir para un montón de postres, tartas, bizcochos, etc. pero un postre muy fácil y rico consiste simplemente en añadirlos a un yogur griego.




¡¡Buen finde!!

También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+


Entradas populares de este blog

MERMELADA DE NARANJA

BIZCOCHO DE ALMENDRAS

SECRETO DE CERDO IBÉRICO AL AJILLO

QUICHE DE POLLO (LIGHT)

CALABACINES GRATINADOS CON TOMATE Y ATÚN