MAGDALENAS DE NARANJA




Magdalenas caseras de naranja


Las tradicionales magdalenas con copete, las cuadradas, con forma de concha, minis, rellenas de chocolate... el mundo de las magdalenas se ha ampliado una barbaridad. 
Cuando yo era niña no había tanto dulce industrial como hay ahora, me acuerdo de los tigretones que desconozco si se siguen haciendo, me encantaban los bonys que creo que ya no existen, también las panteras rosas que nunca me gustaron, y no me acuerdo de más aunque seguro que los habría.

Pero las magdalenas eran mis preferidas.  No había nada más rico que un colacao con un par de magdalenas, aunque debería decir que no hay nada más rico porque yo lo sigo haciendo. La diferencia es que ahora intento hacerlas en casa siempre que puedo, están mucho más buenas y al mismo tiempo me ahorro todos los conservantes, aditivos y porquerías  que les ponen a toda la bollería industrial. Lo peor es que con todo lo que le ponen, encima están buenas😟, así enganchan a los niños y a los padres. Siempre fue así, en realidad, creo que la diferencia estriba en que antes nos daban esas cosas de vez en cuando, muy de vez en cuando, y ahora además de que hay mucho más donde elegir, se les da a diario. 

Entiendo que cada vez es más difícil encontrar tiempo para cocinar, que los padres muchas veces van con la lengua afuera y con el tiempo justo para ver a los niños un rato... pero si no hay tiempo para hacer un bizcocho casero o unas magdalenas o cualquier bollo casero, creo que es mejor volver al bocadillo de jamón o chorizo de toda la vida en vez de comprarles tanta bollería industrial. Los pediatras están hartos de recomendar ésto y no se les hace ni puñetero caso. 

Y vamos con las magdalenas de naranja de hoy, riquísimas, suaves y esponjosas. Además están hechas con aceite de oliva en vez de mantequilla, una grasa mucho más sana que sienta mejor al organismo. Espero que te gusten.


Ingredientes (24 magdalenas):
- 4 huevos
- 200 gr. de azúcar
- el zumo de una naranja y la ralladura
- 350 gr. de harina
- 1 sobre de levadura en polvo
- 100 ml. de aceite de oliva suave 0,4º

Elaboración:
1. Batir los huevos con el azúcar. Se puede hacer con varillas eléctricas o a mano.
2. Añadir el zumo, la ralladura y el aceite. Batir de nuevo unos instantes para incorporar todo.
3. Mezclar la harina con la levadura. Tamizar a través de un colador y mezclar con una espátula.
4. Llevar la mezcla  a la nevera por lo menos 1 hora. Este paso es importante porque la diferencia de temperatura al llevarlas al horno hará que suban más y queden perfectas.



5. Encender el horno a 220ºC.
6. Llenar las cápsulas de magdalenas hasta 2/3 de su capacidad poniendo encima de cada una media cucharadita de azúcar.
7. Meter la bandeja en el horno y bajar a 200ºC. Dejar durante 15 minutos aproximadamente, o hasta que veamos que han subido y adquieran un bonito color dorado.




 Sacar del horno y dejar enfriar en una rejilla.


Magdalenas de naranja


También te pueden gustar:

Puedes seguir las recetas también en  Facebook  y  Twitter

Comentarios

  1. Nuria llevas toda la razón, no hay excusas para que los niños de hoy en día no comam como lohacíamos nosotras a su edad, yo también recuerdo todos eso pastelitos industriales, que mi madre rara vez nos compraba, no sé si era por poco saludables, o porque al ser tantas le convenía más hacer un buen bizcocho en su olla o unas magdalenas cuando ya tuvimos horno en casa, para merendar algo dulce, pero que lo mejor y habitual era el pan con chocolate, o mantequilla, o los bocadillos de chorizo, salchichón, o jamón si caía en fiestas, jajaja.
    Tus magdalenas no podrían provocar más ganas de comer un par de ellas con ese chocolatito caliente, y por cierto acabo de tomar un cafecito mientras te leía, y he tenido que comerme un trocito de un bizcocho recién sacado del horno, este mediodía cuando acabé de recoger la cocina a las tres, me dije, Concha, hoy vamos a merendar como Dios manda, jajaja...
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Qué ricas, qué buena pinta tienen. Me guardo la receta, gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Que buena pinta tienen esta magdalenas!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A mi me gustan todas, de hecho mi próxima receta van a ser unas magdalenas que ya tengo preparadas. Yo no soy de elaborar mucho dulce, pero este tipo de repostería sí que me gusta y suelo tener bizcochos caseros, magdalenas y alguna pasta. Se hacen tan pronto, la cocina huele tan bien y el resultado es tan bueno que ¿por qué privarse? Las magdalenas que hoy nos traes son una maravilla gastronómica, después de recetas super elaboradas de no se cuantas estrellas michelín, lo que perdurará en el tiempo serán tus magdalenas deliciosas y sencillas. Por lo menos es lo que yo haré en mi horno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me encantan las magdalenas y estas de naranja .....de diez ¡¡¡¡¡
    Por cierto te he cogido una jjjjj
    Besitos¡¡¡

    ResponderEliminar
  6. Yo hago muchas magadalenas y bizcochos casero, practicamente no compro nunca bollería industrial, prefiero con mucho la casera, por su sabor y por lo sana que es. Y además uso muy pca azúcar para hacerla, con lo cual, cuando como algo comprado me resula demasiado empalagoso todo... éstas magadalenas tiene una pinta deliciosa!! Bs.

    ResponderEliminar
  7. Esos pastelillos comerciales que nombran los han vuelto a hacer, he de reconocer que de niña me encantaban, claro que mi madre no los compraba todos los días. Los he probado actualmente y para mi que ya no saben igual o mi paladar ha cambiado, pero no me apetecen en absoluto.
    Tus magdalenas si que me apetecen, me las comería de dos en dos, una en cada mano, caseritas y ricas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Se ven muy esponjositas y ricas, me imagino como olia hermoso en tu cocina con la naranja!
    besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Nuria.
    Siguen estando los bonys, tigreton y Panteras rosas, en los estante de un super mercado que voy y que me dan ganas de cocer alguno pero se seguro que no son como los de antes. . Eso me pasó con unas galletas que siempre las recordaba con una textura y sabor riquísimo y cuando las compré me decepcionaron muchísimo porque no eran ni parecido las mismas.
    Aunque me pasa como a ti, unas buenas magdalenas, además de su aroma que perfuman toda la casa saben riquísima... asi que se quiten lo comercial que nada tienen que ver con deliciosos bocados caseros.
    Un besazoooo😚

    ResponderEliminar
  10. a mi me gusta la repostería industrial, la casera, y todo!!! y respecto a las magdalenas, las posibilidades son infinitas, y eso me encanta

    ResponderEliminar
  11. Nuria, sin duda no hay como un dulce casero, yo creo que mejor que cualquier porquería sería un buen “bocata”. Por mucho que los pediatras lo recomienden, ya se sabe el poco tiempo que hay y muchos padres tiran de lo que pueden y les dan las monedas y que se. Inquebrantable la vida en la pastelería o panadería cercana. Así es por desgracia. Lo de la conciliación tampoco es posible con estos horarios incompatibles con la vida de los niños y los nuestros habituales. De aquellas lluvias estos lodos.
    Bueno, la receta. Tus magdalenas con copete estupendas, me he reído mucho con este adjetivo, pues cuando las hice dudé si aquí también se usaba eso del “copete” y Concha me “riñó” diciendo que parecía que era yo una recién llegada... ja, ja, ja. Una, duda muchas veces y no solo en estas boberías.
    Pues eso, copete y a mí también me gustaban los bonys, recuerdo de repente su sabor y lo tiernos que eran por dentro y esa fresa por dentro... madre mía. He vuelto a esa época solo por recordar esos pequeños pastelitos.
    Mil besos y feliz día.

    ResponderEliminar
  12. Quería decir: les dan unas monedas y que se busquen la vida” si no lo aclaro no se entendía ni con mucha imaginación. Más besos

    ResponderEliminar
  13. Que receta más rica, solo una pega a mi la naranja no me gusta y mi pregunta, puedo hacer la receta con limon? un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, no creo que hubiera ningún problema por sustituir naranja por limón. También he dejado un enlace abajo de la receta de otras con limón y yogur, tampoco llevan mantequilla😉

      Eliminar
  14. Estupendas para el café, tienen una pintaza super buena.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  15. Se me han antojado tus magdalenas, tiene una pintaza increíble. A mí no me gustaron nunca esos pastelitos, los probé todos y no me convencieron, me resultaban muy empalagosos. Recuerdo los phoskitos, búlgaros, tigretón y los que has mencionado,,, faltar no faltaban! jjj. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  16. Hola Nuria, como lo de casa no hay igual, yo soy de magdalenas caseras, aunque si, que algunas veces, compro por ahí magdalenas y otras cosas golosas. Pero nada que ver. Me quedo las tuyas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Qué ricas Nuria!! Y más con ese toque de naranja.
    Tienes razón en que al final la bollería industrial a pesar de todo lo que le meten, está rica jeje
    Lo mismo pasa con el Mc Donald's , que sabemos que es comida basura, y a saber que le meten, pero las hamburguesas gustan :)
    En fin... mejor caseras y todo casero si queremos mantener la salud ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Toda la razón en tus palabras Nuria. De nada sirven los consejos de los pediatras si se les hace oídos sordos.

    Yo creo que además de que antes se consumía este tipo de bollería más de vez en cuando seguramente llevara menos mierdas de las que lleva ahora, que lees una etiqueta y no sabes qué estas comiendo cuando en realidad tú querías comprar tomate frito (por poner un ejemplo) Y así con todo.

    A título informativo te diré que Bony, Tigretón y Pantera están a la venta. Desconozco si desaparecieron un tiempo pero desde hace unos años a esta parte han regresado o yo los he reencontrado. No es que sean de mis pastelitos favoritos pero en alguna ocasión han caído por recordar viejos tiempos (aunque cuando yo era pequeña no eran fáciles de encontrar en mi pueblo)

    De tus magdalenas no sé ni qué decirte si hablan por sí solas. Esto sí es un desayuno o una merieda de reyes, no las porquerías que comen (y demandan hasta rallar la exigencia) niños y adolescentes

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  19. Hola, pues mi madre tampoco compraba estas cosas, la verdad esque como a todos los niños, a mí me apetecían probarlas, no sé si me hubieran gustado, pues ya cuando yo podía comprarlas se me había pasadolaedad,ja aja. En mi casa éramos de bizcochos , dulces de pastelería tradicional y bocaas para merendar. Así que estas magdalenas me las tomaba y de lo mñas a gusto, las disfrutarái más que cuando era niña. mil besos

    ResponderEliminar
  20. Nuria, yo recuerdo muchas meriendas de chaval comiendo magdalenas, pero no me las hacían, recuerdo que eran de bolsa y confieso que me sabían a gloria, sobre todo las rellenas de chocolate. Por cierto, en el repaso que haces, yo me he acordado también de dulces de mi niñez, como los Phoskitos y los Bollycaos, qué feliz que me hacían. Claro, que ahora, lo que de verdad me haría feliz sería zamparme un par de tus magdalenas caseras de naranja, que solo con imaginar el olor ya se me hace la boca agua...

    Abrazos y buen fin de semana!!

    ResponderEliminar
  21. Jajaja, yo, como tú, era de Bony, el Tigretón me gustaba (creo que lo han vuelto a hacer), y la Pantera Rosa no me hizo nunca gracia (esa cobertura rosa me parecía más falsa que Judas, jajaja, todo sintético).
    Pero, en cualquier caso, prefiero la bollería casera mil veces. Estas magdalenas, por ejemplo, son toda una tentación, ¡me encantan!.
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  22. Hola guapa!!! esas madalenas hechas con tanto cariño deben de saber a gloria seguro!!! como las de toda la vida, viva las tradiciones di que si. Un besazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Las palabras se las lleva el viento, pero si las escribes en un comentario las guardaré para siempre. Gracias por tu tiempo y vuelve cuando quieras!

Si tienes alguna duda sobre alguna receta, escríbeme al correo del blog ycontupantelocomas@gmail.com y te contestaré lo antes posible.


Entradas populares de este blog

GALLO AL HORNO CON LIMÓN

SOLOMILLO DE CERDO CON MANZANAS

SECRETO DE CERDO CON SALSA DE MIEL Y CERVEZA

El KÉFIR DE LECHE. CÓMO CUIDAR Y MANTENER LOS GRÁNULOS.

ROSQUILLAS DE AIRE