POLLO CON PIÑA AL HORNO



Pollo con piña al horno




Se dice que no hay una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión, pero yo creo en las segundas oportunidades y en las segundas impresiones,  a veces.
En los inicios de este blog algunas buenas recetas merecían mejores fotos que las que saqué y  como no tengo demasiada idea de fotografía, más bien me muevo por la ley de probabilidades... saco cuarenta fotos y generalmente, con suerte, sale alguna aceptable que es la que acabo publicando. Pero con el tiempo me he vuelto algo más exigente y me da un poco de vergüenza ver las del principio. Por eso he pensado repetir algunas recetas para quedarme en paz conmigo misma y también porque a base de hacerlas una y otra vez le he ido añadiendo cosillas que las han mejorado.

Es el caso del pollo con piña al horno, que hago muy a menudo en casa porque nos encanta y sobre todo porque es más simple que el mecanismo de un chupete. Se trata de poner todos los ingredientes en una fuente de horno y que se haga tranquilamente mientras te puedes dedicar a otras cosas. El resultado es una maravilla de pollo con sabor agridulce por la piña y el PX, y lo mejor, te ha costado cinco minutos prepararlo. Esta vez he utilizado muslitos de pollo pero puedes hacerlo con un pollo entero troceado, traseros o lo que más te guste.
Voy con la receta y verás como repites. 

Ingredientes:
- 8 jamoncitos de pollo 
- 1 bote grande de piña en su jugo (no uses en almíbar)
- 1 cebolla
- 1  lata de tomate troceado (400 gr.)
- 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- 1/2 vasito de Pedro Ximenez
- 1/2 vasito de vino blanco
- 1 vaso de caldo de pollo
- 1 vaso del jugo de la piña
- sal y pimienta negra


Elaboración:


*** Calienta el horno a 190ºC ***

1. Engrasamos una fuente de horno amplia (yo la misma placa) con unas cucharadas de aceite de oliva. Cortamos una cebolla en juliana y la extendemos en la fuente. Repartimos el tomate troceado encima de la cebolla.
2. Abrimos la lata de piña (reservamos todo el jugo) y colocamos los trozos encima del tomate y la cebolla.
3. Repartimos los muslitos de pollo y sazonamos con sal y pimienta negra molida. 
4. Ahora ponemos los líquidos que son el vino blanco (no hay foto), el Pedro Ximénez, el vaso de caldo de pollo (yo no tenía y usé una pastilla de caldo concentrado disuelta en un vaso de agua) y por último el jugo de la lata de piña. 
5. Metemos la fuente en el horno que ya estará a la temperatura adecuada y sólo tenemos que vigilarlo de vez en cuando. A la media hora le damos la vuelta a los trozos,  regamos con la salsita y volvemos a dejarlo en el horno hasta que el pollo esté en su punto. 





Facilísimo y delicioso.
Pruébalo una vez y lo harás muchísimas veces.







¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+

Entradas populares de este blog

GALLO AL HORNO CON LIMÓN

El KÉFIR DE LECHE. CÓMO CUIDAR Y MANTENER LOS GRÁNULOS.

COSTILLITAS CHINAS AGRIDULCES

CALABACINES GRATINADOS CON TOMATE Y ATÚN

SECRETO DE CERDO IBÉRICO AL AJILLO