PURÉ DE CALABACIN Y JUDÍAS VERDES



Pure de calabacin y judias verdes



Todos recordamos la que se montó por el famoso chorizo en la paella de J. Oliver. No es una cosa que me quite el sueño, la verdad, cada cual cocina como le da la real gana y añade los ingredientes que le parece o tiene a mano. Eso es lo normal y lo que hacemos todos... entonces es cuestión del nombre.
Quizás lo que menos me importa es que le hubiera añadido chorizo, lo que realmente me fastidia es que lo llamara paella y no simplemente arroz con tal y chorizo.
Aquí llevamos toda la vida llamando carbonara a una salsa para pasta con nata y bacon y no es así porque la verdadera carbonara no lleva nata. Si fuera italiana estoy segura de que esto me traería por la calle de la amargura, de la misma manera que nos hemos sulfurado con esa paella choricera.

Yendo a la receta de hoy, a cualquier cosa triturada le llamamos crema. Y hoy me ha salido la vena purista así que no señor, un puré no es una crema. Un puré no lleva nata ni leche, ni mantequilla, no lleva queso, no lleva nada especial porque de hecho es de lo primero que damos de comer a los bebés después de la etapa biberón. Además los lácteos interfieren en el aprovechamiento del hierro de las verduras y limitan su absorción, pero debe ser que suena mejor crema que puré, es como más gourmet o así... en fin, no deja de ser una tontería pero resulta que al final la cuestión del nombre me importa más de lo que pensaba.

Este puré de verduras es riquísimo y saludable y como forma parte de mi dieta actual, casi sin grasas. Para no añadirle ni una gota de aceite de más, he hecho los picatostes en el horno que para mí están infinitamente más ricos que fritos, pero eso va a gustos ( y necesidades).

Ingredientes:

- 1 calabacin
- 300 gr. de judías verdes
- 1 puerro
- 1 cebolla pequeña
- 1 patata
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- unas rebanadas de pan duro para los picatostes

Elaboración:
1. Si vamos a utilizar el calabacín con su piel (si no amarga) primero habrá que lavarlo bien, también las judías, el puerro cuidando que no quede nada de tierra y la cebolla.
2. En una cacerola con el aceite de oliva pochamos a fuego medio el puerro picado y la cebolla.
3. Añadimos el calabacín troceado, la patata y las judías a las que habremos quitado las hebras y troceado también. Cubrimos con agua y sazonamos con sal. Dejamos a fuego medio hasta que las judías estén hechas que es lo que más tarda.



4. Si tiene demasiado caldo tendremos la precaución de quitar un par de cacitos, trituramos con la batidora o un pasapurés y añadimos el líquido reservado si nos ha quedado demasiado espeso.



5. Cortamos dos o tres rebanadas de pan en daditos y los colocamos en la bandeja del horno encima de papel vegetal. Calentamos el horno a 200ºC  y metemos la bandeja, damos unas vueltas para que se tuesten por todos lados y en cuestión de unos minutos estarán perfectamente dorados.



Como pusimos muy poco aceite al hacer el puré podemos añadir unas gotas de aceite de oliva virgen extra que es mucho más sano en crudo, y terminamos con los picatostes recién salidos del horno.



Evidentemente puedes añadir unos quesitos, leche o un poco de nata una vez que esté todo triturado y entonces si, tendrás una crema fabulosa.


¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

Entradas populares de este blog

GALLO AL HORNO CON LIMÓN

El KÉFIR DE LECHE. CÓMO CUIDAR Y MANTENER LOS GRÁNULOS.

COSTILLITAS CHINAS AGRIDULCES

CALABACINES GRATINADOS CON TOMATE Y ATÚN

SECRETO DE CERDO IBÉRICO AL AJILLO