miércoles, 28 de octubre de 2015

MAGDALENAS DE CAFÉ CON LECHE

Magdalenas de café con leche


¿Hay algo mejor que un desayuno con café y magdalenas o un bizcocho esponjoso? Yo creo que no, que esos momentos de relaxing cup of coffe in the plaza mayor o en la cocina de tu casa, son únicos. Y a mi me devuelven a la niñez, aunque en realidad mi madre no era de hacer magdalenas ni nada por el estilo, vamos que no la sacabas de las natillas o el arroz con leche. La cuestión es que a uno se le quedan grabados los sabores de la infancia y las magdalenas de entonces ( había mucho menos de todo que ahora) eran mucho mejores de las que se venden actualmente, o por lo menos a mi me lo parece.

Estas magdalenas de café con leche han volado en casa, y eso que me salieron un montón, pero salen tan jugosas que ya verás como desaparecen en un suspiro. 
Venga,  a hornear magdalenas, que el tiempo acompaña!

Ingredientes (35-40 magdalenas):
- 4 huevos
- 250 ml. de leche
- 250 ml. de aceite de oliva suave
- 250 gr. de azúcar
- 1 cucharada de café soluble
- 300 gr. de harina
- 1 cucharadita de levadura en polvo
- azúcar glas


Elaboración:

1. Batir los huevos con el azúcar (mejor con varillas eléctricas) hasta que doblen de volumen.
2. Disolver el café totalmente en la leche.


3. Añadir poco a poco la leche con el café disuelto al bol de los huevos.
5. Incorporar el aceite también poco a poco removiendo con suavidad.
6. Por último agregar la harina con la levadura tamizadas y remover hasta que se haya incorporado toda.
7. Rellenar hasta la mitad las cápsulas de magdalenas y meter en el horno previamente calentado a 200ºC durante 15 minutos.



Una vez hechas, déjalas enfriar sobre una rejilla y cuando estén frías espolvorea azúcar glas en cada una.

¿Te apetece un café y un par de magdalenas?


¡¡Hasta el viernes!!

También puedes seguirme en  Facebook y  Twitter

23 comentarios:

  1. Nuria estoy de acuerdo contigo. Antes la oferta repostera era bastante más limitada que ahora (y conste que yo nací en los ochenta) pero los dulces de entonces sabían mil veces mejor que los actuales. Vamos, es que yo repostería comprada no quiero por nada del mundo ¡sólo tienen ingredientes malísimos! y yo que miro siempre la tabla de calorías estoy tan pendiente de lo malo que es lo que me estoy comiendo que no puedo disfrutarlos.

    Por eso me lancé a hacerlos en casa, con los mejores ingredientes que pueda encontrar para volver a disfrutar de los sabores tradicionales y de la buena repostería.

    No me extraña que las magdalenas durasen un suspiro en casa ¡tienen una pinta increíble! y son ya en sí un desayuno o merienda completísimo al incluir leche y café ji ji ji (no me podía guardar el chiste...)

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  2. Tú el trabajo de mojar las magdalenas en el café con leche ya lo das hecho, con lo que solo hay que comerlas. Y anda que no pintan bien con ese colorcito y esa miga tan blandita y esponjosa. Una delicia.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. aun tengo grabado el olor de las primeras magdalenas caseras q hice en el horno de leña de mi casa hara unos 20 años!!! impresionantes es quedarse corto y estas q nos traes hoy tu son toda una autentica maravilla. me encantan y menudo colorcin q tienen!!!

    ResponderEliminar
  4. que tentacion, es que me encanta el cafe en todos lados, caramelos, etc y ahora magdlenas, por Dios no me tientes que no me puedo resistir y encima no son complicadas, para una tarde al lado de la chimenea y eso que me devela desde hace años tomor cafe a ciertas horas, pero me arriesgare y apuntada queda, no se si voy a tener tiempo en esta vida de hacer todo lo que apunto, lo intentare que pienso vivir mucho, gracias por esta frusleria, bessssssss

    ResponderEliminar
  5. 1/2 docena al tupper YA !!!!
    Besazos.

    ResponderEliminar
  6. Es que tenían que perder nada más terminarlas, con lo ricas que tiene que estar, yo desde luego no huebiera resistido, hay que hacer más que si no los demás no pillamos nada, jeje, te han quedado fantásticas.
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  7. Pues anda que la mia aun es peor que la tuya, que no nos hacía dulces , bueno , arroz con leche eso si .. pero ni de coña hacia madalenas y las veces que las ha hecho le han salido como el c. jaja.. anda que el cuñao no le saca guasa el tio con las madalenas , estoy por enseñarle las tuyas a ver si se anima y te hace más caso a ti que a mi , que todo es darle las medidas y ella como va a su bola pues asi le va.. la última vez les puso tonica , dime ¿ que le hago a esta mujer..? me apunto la receta que se ven superjugositas , algo asi hice una vez con cafe capuchino al caramelo de cuando pringaba haciendo los flanes del bar.. bueno guapeta , me voy a ver si continuo que por mucho que hablo no me contestas..jaja.. un abrazo apretujao , guapaa!!!

    ResponderEliminar
  8. Es verdad lo que dices, antes era menos la variedad pero el pan era mucho mejor. Yo tambien tengo recuerdos de ir sobre todo los Domingos, con mi papa a comprar pan para el desayuno, delicioso. Tus magdalenas se ven riquisimas!
    Bs!

    ResponderEliminar
  9. Exquisitas y muy aromáticas... me las estoy imaginando... lo del momento "relaxing cup of coffe in plaza Mayor" me ha encantado... yo pongo el café y tus las magdalenas para esta tarde.. qué te parece? Besos, muy buena tu receta!

    ResponderEliminar
  10. Mira que bien, ya llevan el café y la leche incorporados,je,je.

    ResponderEliminar
  11. Vamos que son un dos por uno, magdalenas y café con leche a la vez, esponjosas si se ven y ricas también.
    A mi también me parecían más buenas las magdalenas que venden cuando era pequeña, será que el paladar cambia o que eran mejores?
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Nuria,que original estas magdalenas,me las apunto,se ven super jugosas ,no me extraña nada que volaran
    Yo ,la próxima vez que las hagas me llamas y yo pongo el café........jajajaDoble ración!!!!!
    Muchos besitos Guapa y feliz semana!!!

    ResponderEliminar
  13. Que bien, ya tienen el café incorporado, asi que nos ahorramos el calentarlo. Me las apunto que me han gustado mucho.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  14. Yo me llevo al menos 1 docena y seguro que me quedo con ganas de más!! Qué buenas y además de café , un sabor de mis preferidos!! Y como siempre decimos , como caseras ninguna!! Un beso guapísima

    ResponderEliminar
  15. Y tanto que eran mejores que las de ahora. Yo compre las que compre todas me saben a limón artificial......no se un sabor muy raro. Y aunque no me suelen subir mucho las prefiero caseras.
    Y estasssssss, estas con el saborín ya a café!!!!!!!! sabes yo les pondría una gotina de Baileys y yaa redondas, redondas jajajaja
    Besinos guapa

    ResponderEliminar
  16. Bueno que pintaaaa, se ven deliciosas nunca las he comido de café, sera cuestión de ponerlas en practica....Gracias por tu receta.
    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  17. Hola Nuria!!, aquí ando de nuevo, reina. A ver si esta vez duro más y sin contratiempo alguno jejejeje.
    Oye, te han quedado las magdalenas divinas, como para ponerse a comer en ellas y no parar. Además de café....vamos que conmigo has acertado de lleno y fijate que no soy cafetera pero en la repostería, me apasiona.

    besiness

    ResponderEliminar
  18. Nuria, estas magdalenas te han quedado bien pintonas y tentadoras. Así da gusto tomarse un coffee-break para disfrutar del momento ;)
    Yo, la verdad sea dicha, no me quejo de mi madre, ni de mis abuelas (tampoco de mis abuelas postizas y hasta de mis tías abuelas) porque siempre estaban preparando ricas (y lo más sanas posibles) tortas/bizcochos, galletas, budines y la lista sigue... para merendar o agasajarnos (supongo que será de ahí que me viene la pasión por la cocina y por lo saludable; además de todos esos recuerdos unidos a ricos aromas que inundaban la casa). En fin, que si hay lugar para mí, yo también me sumo a las visitas para compartir con vos estas magadalenas, un rico café y una buena charla. Eso sí, llevo alguno de mis budines (o lo que prefieras) porque no me gusta llegar con las manos vacías ;)
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  19. Que buena pinta y con ese gustito a café deben estar muy ricas, yo de mi madre me pasa igual, poca repostería y por no decir nada, bueno, me llevo los ingredientes y haré la mitad, porque sólo somos dos y tu sabes, siempre mirando el peso jeje...besos

    ResponderEliminar
  20. Estoy contigo en que no hay nada mejor que un cafelito en casa con unas madalenas de esas que has preparado, me quedo con tu receta, este finde caen, besos.

    ResponderEliminar
  21. Holaaa, es verdad, mi madre tampoco hacía mucha repostería, arroz con leche de vez en cuando y poco más pero es que antes en los despachos de pan tenían una bollería buenísima y aquellas magdalenas que vendían a granel en cuya caja rezaba "magdalenas de Polán, Toledo" estaban super ricas. Ahora como no hay panaderías de las buenas y toda la bollería es industrial pues creo que hacemos muy bien en aprovechar el tirón de la moda gastronómica y preparar todo lo que podamos en casa.
    Y estas magdalenas de café por qué no se me habrán ocurrido a mi antes, si tienen que estar para mojar y no parar madre mía! Te han salido un montón porque has llenado poco los moldes, yo casi los lleno a rebosar, cualquier día verás tu, se me desbordan jajajajaj
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  22. Pues en la mia si, mis abuelas y mi madre hacían muchos dulces tradicionales en un horno de leña que había (y hay, aunque ya no se usa) en mi casa del pueblo...ese olor aun lo recuerdo...cuando llegaban las fiestas, como por ejemplo ahora con el dia de los santos...que ricos...tanto como estas magdalenas que tengo que hacer para poder saborearlas, no solo mirarlas...jajaja. Bs.

    ResponderEliminar
  23. Pues a mi todo lo de antes me sabia mejor, no se si por el recuerdo borroso o porque realmente la comida que venden ahora es c... De vaca, pero bueno! Menos mal que en casa se hacen unas magdalenas de lujo. No me extraña que no te durasen nada, deben estar tremendas. Besis guapa

    ResponderEliminar

Las palabras se las lleva el viento, pero si las escribes en un comentario las guardaré para siempre. Gracias por tu tiempo y vuelve cuando quieras!
Si tienes alguna duda sobre la receta, escríbeme al correo del blog ycontupantelocomas@gmail.com y te contestaré lo antes posible.