COSTILLAS DE CERDO CON SALSA DE CIRUELAS


Costillas con salsa de ciruelas



Es imposible saber al publicar una receta, si va a gustar o no. Algunas que a mi me parecen muy buenas han pasado desapercibidas y otras que pensé que no iban a gustar tanto, son las más vistas.

Esto lo digo porque hoy te traigo un recetón, una gozada de costillas que pueden servir estupendamente para cualquier celebración e incluso para alguna comida de Navidad que está a la vuelta de la esquina, así que si te fías de mí, ésta es de las que hay que guardar.

Esta receta se hace en dos partes. Primero herviremos las costillas en la olla exprés, garantía de que estarán tiernas y luego las meteremos en el horno pero solamente para gratinar después de dejarlas un rato en adobo. Éste adobo y la salsa que las acompaña llevan mermelada de ciruelas que yo tengo todavía de cuando hice mermelada casera (si quieres verla pincha aquí) pero cualquiera que compres sirve igualmente mientras sea de ciruelas, claro.

Los ingredientes son para tres personas y la salsa también. Para hacer más cantidad no hay problema en cuanto a las costillas, pero yo doblaría las cantidades de los ingredientes de la salsa y del adobo, porque mejor que sobre que quedarse corto y siempre se puede guardar en la nevera.



Ingredientes (3 personas):
- 1,200 kg. de costillas de cerdo (sin hueso se quedan en nada)
Adobo:
- 2 cucharadas de mermelada de ciruelas
- 4 cucharadas de aceite de oliva
- 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
- sal y una pizca de pimienta negra
- 4 cucharadas de salsa de soja
- el zumo de una naranja
Salsa:
- 1 cucharón del caldo de hervir las costillas
- 1 cebolla morada pequeña o una cebolleta
- 1 o 2 cucharadas de mermelada de ciruelas (dependiendo de lo dulce que te guste)
- el zumo de una naranja
- el resto del adobo

Elaboración:
1. En la olla exprés hervimos las costillas con agua y sal. En mi olla se hacen en 15 minutos desde que sale el vapor. Han de quedar totalmente hechas, de manera que la carne se separe del hueso con facilidad.



2. Mientras se hacen las costillas preparamos el adobo con todos los ingredientes bien mezclados en  un bol: el zumo de naranja, el jengibre, la soja, la mermelada, aceite y una pizca de sal y pimienta negra.




3. Sacamos las costillas de la olla (guardamos el caldo) y las ponemos en una fuente o en cualquier recipiente para cubrirlas con el adobo. Tienen que estar media hora como mínimo y de vez en cuando les daremos la vuelta para que se impregnen por los dos lados.


4. Pasado el tiempo del adobo las escurrimos y las ponemos en una fuente de horno guardando el líquido para hacer la salsa.
5. Encendemos el horno con el gratinador y las doramos cinco minutos por un lado, les damos la vuelta y otros cinco por el otro lado. Tienen que quedar como si las hiciéramos a las brasas.


6. Para hacer la salsa ponemos en un cacito el zumo de una naranja, la cebolla o cebolleta cortada en rodajitas finas, la mermelada de ciruelas y el resto del adobo que ha sobrado de las costillas junto con un poco del caldo de hervirlas (aproximadamente le puse un cucharón). Lo dejamos a fuego medio para que reduzca más o menos a la mitad.


Las servimos con un poquito de salsa y el resto en una salsera. 
Te aseguro que están deliciosas.


Nota: Después del tiempo del adobo y si es pronto para comer, las dejas escurridas y tapadas en la fuente del horno y vas haciendo la salsa. Luego en los últimos diez minutos las gratinas y listo!

También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+

Entradas populares de este blog

GALLO AL HORNO CON LIMÓN

COSTILLITAS CHINAS AGRIDULCES

El KÉFIR DE LECHE. CÓMO CUIDAR Y MANTENER LOS GRÁNULOS.

ROSQUILLAS DE AIRE

SECRETO DE CERDO IBÉRICO AL AJILLO